Análisis del lugar y mapeo

'
'

Las técnicas para comprender un lugar son variadas, desde encuestas (medir cuantitativamente lo que está allí) a interpretar cualitativamente aspectos como la luz, el sonido y la experiencia.
Lo más simple, es visitar el lugar y observar el ciclo de vida para que pueda proveer ideas sobre como producir un diseño adecuado al entorno.
Es necesario realizar distintos bosquejos y análisis parametrizados. Relevar indicadores y volcarlos en un mapa final que servirá como análisis previo para el comienzo del diseño.
Para analizar adecuadamente un lugar este debe ser mapeado, lo que significa recoger la mayor parte de la información que existe en él.
El mapeo debe incluir aspectos físicos del sitio, pero también aspectos cualitativos e interpretaciones personales del arquitecto sobre el lugar.
Hay una serie de herramientas que pueden usarse para mapear un lugar o espacio  determinado. Investgarlo y producir un diseño a partir de esos indicadores.