Antonio Canova

Antonio Canova (1757–1822) el más grande escultor neoclásico que esculpió el mármol con escenas mitológicas y bíblicas utilizaba un estilo simple y directo de líneas puras. Ha construido iglesias, mausoleos y tumbas.
antonio-canovaFue apodado  “ministro supremo de la belleza” por sus pares y sus primeros trabajos desplegaron una sensibilidad hacia el barroco tardío o hacia el rococó.
Entre sus obras más conocidas se encuentran Dédalo e Icaro, Apolo coronándose a sí mismo, Tumba del papa Clemente XIII, Tumba del papa Clemente XIV, Cupido y Psique o El amor de Psique, Perseo con la cabeza de Medusa (1801) y Hércules y Lichas (1815).
En 1779 Antonio Canova llega a Roma y a partir de este momento da un giro en su visión del arte. Estudió antigüedades, visitó grandes estudios de los restauradores romanos como Bartolomeo Cavaceppi y Francesco Antonio Franzoni y se dejó influenciar por el neoclásico inglés Gavin Hamilton.
En un concurso organizado por el aristócrata veneziano Don Abbondio Rezzonico, Canova produjo la estatua de ‘Apolo coronándose a si mismo’ (1781) un trabajo inspirado por el arte antiguo de una figura idealizada. Es una estatua en mármol de 84.77 cm de alto.

Apolo coronándose a si mismoEl éxito de Apolo permitió al escultor obtener un bloque de mármol para su próximo trabajo a gran escala: Teseo y el Minotauro, obra que forjó su reputación. Desde este momento hasta su fallecimiento, el nombre de Cánova creció a lo largo de toda Europa. Recibió encargos de Nápoles, Roma, París, y Viena.
Fue solicitado en reiteradas oportunidades por Napoleón Bonaparte, quien le encargó el busto del Gran Corso. Después le encargó del “Mausoleo de Victorio Alfieri”.
Se le considera como referente del fin del proceso de renovación de las artes que comenzó en el Renacimiento. Es el último gran escultor europeo. Ha sido un referente y maestro de la conciencia artística europea.
En 1783 el príncipe Rezzónico le encarga el mausoleo del Papa Clemente XIII en el Vaticano y diseña un monumento inspirado en un sepulcro de Bernini. Se inauguró en 1792 y la obra le llevó cuatro años.
Otras de sus obras fue Amor y Psiquis, encargada por un mentor inglés. Inspirada en un pasaje clásico de la mitología. Canova rompe con los sistemas de composición clásica.
También diseñó el Mausoleo de Maria Cristina de Austria en Viena. Este mausoleo fue construido en forma de pirámide y todas sus características son paganas. No hay idea de redención, el objetivo es la fama del difunto.
Partiendo del lado izquierdo una procesión se dirige a la entrada, integrada por un anciano acompañado por una joven-la Piedad-, mientras una mujer de avanzada edad -la Virtud-, junto a dos niñas, lleva las cenizas a la sepultura mientras la Felicidad porta una medalla que simboliza la inmortalidad.. En la esquina contraria se ubica el ángel de la muerte sobre un león.

Mausoleo de Maria Cristina de Austria en Viena

Mausoleo de Maria Cristina de Austria en Viena

En la escultura de Paulina Borghese (1808) la representa como diosa del amor, Venus en una transposición de la escultura etrusca de mausoleos.

Paulina Borghese

Paulina Borghese

En 1815, el duque Caetani le encargó la ejecución de una escultura que representara a “Hércules y Lichas”, trabajo en el cual Canova ejecutó un monumento colosal.

En 1818 los coterráneos de Canova en  Possagno, su pueblo natal, le piden ayuda para construir una parroquia. Luego se convertirá en monumento a su obra. Esta construcción será una mezcla entre el Panteón y Partenón. Una síntesis de las dos culturas más admiradas.
Templo enorme a la memoria de un artista, es la primera vez que ocurre. Se equipara de esta forma a una figura de tanto prestigio como Rafael. No está construido en un entorno urbano sino en un paisaje impresionante en la ladera de las Dolomitas: concepto más romántico. El edificio consiste en un templo y en una yipsoteca donde se exponen los yesos de Canova.
En 1816 esculpió en Roma Las tres Gracias, el monumento de La guerra y la paz y la estatua de Washington, que le había encomendada el Senado de Estados Unidos.
En 1828 muere Canova en Venecia. La reacción pública que hubo no se entiende sin conocer el sentimiento de identidad patriótica. Toda la ciudad de Venecia le rinde homenaje, se conserva allí su corazón como si fuera un rey. Canova para Venecia es un referente de identidad.