Arcos de triunfo romanos

Ad Blocker Detectado

Detectamos que tu navegador utiliza un bloqueador de publicidad. Para poder leer el contenido del blog porfavor deshabilita el bloqueador de publicidad. Muchas Gracias

¿Qué es un arco de triunfo?

Un arco de triunfo es una estructura monumental en forma de arco a menudo diseñados para atravesar una carretera. En su forma más simple, un arco de triunfo consiste en dos pilares masivos conectados por un arco, coronado con un entablamiento plano o ático en el que se puede montar una estatua o que lleva inscripciones conmemorativas. La estructura principal suele estar decorada con frisos, relieves esculpidos y dedicaciones. Los arcos triunfales más elaborados pueden tener arcos múltiples.
Los arcos triunfales son uno de los tipos de arquitectura más influyentes y distintivos asociados con la antigua Roma. El arco de triunfo, que se creía inventado por los romanos, se utilizaba para conmemorar a los generales victoriosos o eventos públicos importantes, como la fundación de nuevas colonias, la construcción de una carretera o la construcción de un puente, la muerte de un miembro de la familia imperial o haber ganado una batalla.
La supervivencia de los grandes arcos triunfales romanos, como el Arco de Tito, inspiró a muchos estados y gobernantes posromanos, hasta nuestros días, a erigir sus propios arcos en emulación de los romanos. Los arcos de estilo romano se han construido en muchas ciudades de todo el mundo, especialmente el Arco de Triunfo en París, el Siegestor en Múnich y el Arco de Wellington de Londres.

Arco de Constantino

Orígenes y desarrollo de los arcos de triunfo romanos

Los orígenes del arco triunfal romano no están claros. Las puertas monumentales ya habían sido utilizadas durante miles de años por civilizaciones como los hititas, asirios, babilonios y micénicos. Hubo precursores del arco de triunfo dentro del mundo romano; en Italia, los etruscos utilizaron arcos de bahías elaborados y decorados de manera elaborada como portales de sus ciudades. Aún se pueden ver ejemplos de arcos etruscos en Perugia y Volterra. Los dos elementos clave del arco de triunfo, un arco de punta redonda y una estructura cuadrada, se utilizaron durante mucho tiempo como elementos arquitectónicos separados en la antigua Grecia.
Los griegos hicieron relativamente poco uso del arco, confinándolo a propósitos tales como estructuras como tumbas y alcantarillas que estaban bajo presión externa, pero hicieron un uso extensivo de entablamientos en sus templos. Las estructuras eran una parte esencial del tejido estructural de tales edificios, ya que se usaban para sostener los techos.

Arcos triunfales romanos

La gran innovación de los romanos fue combinar un arco redondo y un entablamento cuadrado en una sola estructura independiente. Las columnas se convirtieron en elementos puramente decorativos en la cara exterior del arco, mientras que el entablamiento liberado de su función como soporte de construcción, se convirtió en el marco de los mensajes cívicos y religiosos que los constructores deseaban transmitir.
Los primeros arcos triunfales romanos registrados se establecieron en la época de la República romana. Los generales a los que se les otorgó un triunfo fueron denominados triunfadores y erigirían fornices o arcos honoríficos con estatuas para conmemorar sus victorias. Una serie de fornices se construyeron en Roma durante la época republicana. Lucius Steritinus erigió dos en 196 aC para conmemorar sus victorias en Hispania. Scipio Africanus construyó otro fornix en la colina del Capitolio en 190 a. C., y Quintus Fabius Allobrogicus construyó uno en el Foro Romano en 121 a. Ninguno de ellos sobrevive hoy y se sabe poco sobre su apariencia.

Arco de triunfo de París.

Las prácticas triunfales romanas cambiaron significativamente al comienzo del período imperial cuando el primer emperador romano Augusto decretó que sólo a los emperadores se les ofrecerían triunfos. El término fornix dejó de usarse abruptamente y fue reemplazado por un arco. El arco de triunfo pasó de ser un monumento personal a ser esencialmente propagandístico, sirviendo para anunciar y promover la presencia del gobernante y las leyes del Estado. Los arcos no se construyeron necesariamente como entradas, a diferencia de muchos arcos de triunfo modernos, a menudo se erigieron a través de carreteras y se pretendía que fueran pasados, no redondos.
La mayoría de los arcos triunfales romanos fueron construidos durante el período imperial. En el siglo IV d. C. había 36 arcos de este tipo en Roma, de los cuales tres han sobrevivido: el Arco de Tito (81 dC), el Arco de Septimio Severo (203-205) y el Arco de Constantino (312).

Numerosos arcos fueron construidos en otras partes del Imperio Romano. El arco único era el más común, pero también se construyeron muchos arcos triples, de los cuales el Arco del Triunfo de Orange (alrededor del 21 dC) es el primer ejemplo sobreviviente. Desde el siglo II d. C., se construyeron muchos ejemplos de arcus quadrifrons, un arco triunfal cuadrado erigido sobre una encrucijada, con aberturas arqueadas en los cuatro lados, especialmente en el norte de África. La construcción de arcos en Roma e Italia disminuyó después de la época de Trajano (98-117 dC) pero se mantuvo generalizada en las provincias durante los siglos segundo y tercero d. a menudo se erigían para conmemorar las visitas imperiales.

Arco de Tito

Poco se sabe sobre cómo los romanos consideraban los arcos de triunfo.

Plinio el Viejo, escribiendo en el siglo I d. C., fue el único autor antiguo que los discutió. Escribió que tenían la intención de “elevarse por encima del mundo ordinario” una imagen de una persona honrada representada generalmente en forma de una estatua con una cuadriga. Sin embargo, los diseños de los arcos de triunfo imperiales romanos se hicieron cada vez más elaborados.

Friso del Arcode Constantino. Se trata del Emperador entregando regalos a los ciudadanos.

La ornamentación de un arco tenía la intención de servir como un recordatorio visual constante del triunfo. Como tal, se concentró en imágenes objetivas en lugar de alegorías. La fachada estaba ornamentada con columnas de mármol y los muelles y áticos con cornisas decorativas. Paneles esculpidos representaban victorias y logros, los hechos del triunfador, las armas capturadas del enemigo o la procesión triunfal en sí. Las enjutas usualmente representaban victorias voladoras, mientras que el ático a menudo estaba inscrito con una inscripción dedicatoria que nombraba y alababa al triunfador. Los muelles y los pasillos internos también fueron decorados con relieves y esculturas independientes. La bóveda estaba ornamentada con cofres.
Algunos arcos triunfales fueron rematados por una estatua o un currus triumphalis, un grupo de estatuas que representan al emperador o general en una cuadriga. Las inscripciones en los arcos triunfales romanos eran obras de arte en sí mismas, con letras muy finamente cortadas, a veces doradas. La forma de cada letra y el espacio entre ellas se diseñaron cuidadosamente para lograr la máxima claridad y simplicidad, sin ningún tipo de adornos decorativos, enfatizando el gusto romano por la restricción y el orden. Esta concepción de lo que más tarde se convirtió en el arte de la tipografía sigue siendo de importancia fundamental hasta nuestros días.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.