Arte hispano-romano

Durante la dominación romana fue desigual la romanización en la Península: fácil y pronta la del Mediodía y de Levante: tardía y difícil la del Centro, Norte y Occidente. Alzaron los romanos templos en Mérida, en Evora, en Vich, en Barcelona, en Talavera la Vieja (provincia de Cáceres) y en Tarragona: construyeron monumentos funerarios en Carmona (Sevilla) Fabara (Zaragoza) y cerca de Tarragona en la torre llamada ‘de los Escipiones’ de planta cuadrada, basamento con molduras, un primer cuerpo con dos estatuas en alto relieve y un segundo cuerpo con puerta simulada; urbanizaron ciudades como las de Mérida. Tarragona, Itálica y Barcelona: edificaron puentes en Mérida (Cáceres) Alcántara y Martorell, así como acueductos en Tarragona, Mérida y Segovia.

puente-romano-de-merida-caceres

Puente romano de Mérida en Cáceres.

acueducto-tarragona

Acueducto de les Ferreres o ‘Pont del Diable de Tarragona.

En cuanto a edificios para espectáculos, el arte romano en Hispania dejó bellos ejemplares en el teatro de Mérida, el Teatro de Sagunto, el teatro de Tarragona, así como los anfiteatros de Itálica, Mérida y Tarragona; y los circos de Sagunto, Tarragona y Mérida. En cuanto a termas romanas, las dos que hubo en Itálica se debieron contar entre las importantes.

teatro-de-sagunto

El Teatro Romano de Sagunto data del siglo I d.C., aunque ha ido sufriendo daños y posteriores remodelaciones para acomodar los graderíos y el escenario a la correcta celebración de actos artísticos y culturales. Fue construido en una de las laderas de la ciudad y es considerado Monumento Nacional.

Pocos ejemplares han quedado de palacios y casas de la época romana en la Península Ibérica; en buen estado subsisten algunos arcos de triunfo de aquella dominación, ente los cuales figuran el de Bará (en Torredembarra) cerca de Tarragona y el de Medinaceli (provincia de Soria).
Las esculturas propiamente romanas de España (aunque revelando a menudo la existencia de talleres indígenas) son retratos, estatuas imperiales y sarcófagos. De entre ellas, proceden de Mérida una estatua de Agripa, falta la cabeza, y otras de divinidades y proceden de Italia numerosas figuras que atestiguan el influjo griego típico de la época de Adriano. Es notable el sarcófago pagano hallado en Husillos (Jaén) con escenas de la Orestíada; en la cara frontal, la trágica muerte de Agamenón.

estatua-general-agripa

Estatua del general Agripa

Así en la decoración interior de las casas como en el exorno de tumbas, los romanos utilizaron como ya se dijo la pintura. Sus tipos, que pueden ser bien estudiados desde los descubrimientos de Pompeya y Herculano, tuvieron sin duda aplicación en las obras romanas del suelo ibérico pero quedan muy escasos restos, siendo los más importantes a pesar de su deterioro, los de un columbrario descubierto en Mérida. Muchos más vestigios de la decoración policromada nos pueden proporcionar los mosaicos de los pavimentos, cuyos temas suelen eestar tomados de la mitología y de los espectáculos públicos.
El único caso en España de aplicación mural del mosaico es la cúpula de uno de los departamentos de las termas de Adriano en Centcelles (en Constantí, cerca de Tarragona). En ella se representan escenas de caza.
La pieza capital de la orfebrería hispano-romana es el disco de Teodosio, hallado en Almendralejo (Badajoz) ; en el se representa el acto de nombrar Teodosio a un magistrado de provincia en los quindecenales de su imperio que se celebraron en el año 393. La cerámica no alcanzó durante la dominación romana en la Península una importancia comparable a la que tuvo la cerámica de la colonia griega de Ampurias.

disco-de-teodosio

Disco de Teodosio

Deja un comentario