Castillo de Dunnottar

El Castillo de Dunnottar, o también llamado Dunnottar Castle en inglés, es un castillo medieval o mejor conocido en la actualidad como un espectáculo de ruinas medievales abanonadas y que está asentado en un acantilado rocoso en la costa nordeste de Escocia, Reino Unido, en el mar del norte. Está situado aproximadamente 3 kilómetros al sur de la ciudad de Stonehaven.
La edificación del Castillo de Dunnottar data esencialmente de los siglos XIV y XV, pero con casi completa seguridad existió en el lugar una importante fortaleza en los llamados siglos oscuros.

Castillo de Dunnottar Castillo de Dunnottar2

El  Castillo de Dunnottar jugó un gran papel dentro de la Historia de Escocia, durante la Edad Media y hasta la época de la ilustración. Gracias a su posición estratégica este controla las rutas del transporte marítimo que iban hacia el norte de Escocia, e incluso controlaba los movimientos terrestres que pasaban por una estrecha franja de terreno a los pies de la terraza.

El Castillo ha estado en diversos escenarios, pues ha tomado las funciones de sede religiosa, una terrible prisión, una fortificación y el escenario de uno de los hechos más importantes en la historia del país durante el reinado de Eduardo I. Esta edificación sufrió reconquistas, incendios y remodelaciones en su época.

Hoy por hoy, el Castillo de Dunnottar juega el papel de un romántico e histórico lugar, que cuenta con un histórico conjunto de ruinas que anteriormente formaron un fuerte y que al día de hoy esconde muchísimos secretos de la historia de Escocia. Es una parada obligatoria que se debe hacer al visitar Escocia pues recorre toda la costa este hasta el Puerto de Stonehaven.

La calidad de las ruinas no nos permite hablar mucho sobre sus caracteres arquitectónicos, pero podemos destacar que las ruinas del castillo se extienden a lo largo de un área rocosa, contando con una superficie de tres acres ó una hectárea y cuarto que está prácticamente rodeada por el mar del Norte. Éste cuenta con una caída a pico de al menos unos 50 metros de altura. El Castillo posee como único acceso un estrecho camino de tierra que conduce hasta una puerta fortificada.

En la actualidad el castillo es propiedad privada, pero cualquier interesado en visitar sus instalaciones consultando respectivamente los horarios y precios de visita.

Sin duda alguna, a pesar de su actual estado, las rocas de la costa han sido convertidas en residencia para miles y miles de aves marinas, lo que bautiza hasta esta edificación como un hogar o santuario para las aves, contando con una gran diversidad de especies y una gran cantidad de animales.

 

Deja un comentario