Catedral de Málaga

La Catedral de Málaga sustituye una mezquita árabe, que a su vez reemplazaba una basílica cristiana de los visigodos. Cuando los reyes Fernando e Isabel tomaron Málaga el 18 de agosto de 1487, llevaron adelante una ceremonia tradicional cristiana en la mezquita para convertirla en iglesia.
Para el año 1500, ya se había comenzado a trabajar para construir la catedral pero los primeros intentos fueron abandonados por una patada de salida 1528 en base a un diseño por un famoso arquitecto de la andaluz Diego de Siloé. (Su catedral Granada es una de las obras maestras del Renacimiento español.) Dos esfuerzos de construcción muy distantes entre sí nos dan la catedral aún sin terminar que vemos en estas fotos: La primera vez en el siglo 16 y la conclusión en el siglo 18.

En la imagen precedente se muestra el diseño general del Diego de Siloé es una cruz gótica con cruceros cortos y la parte superior de la “T” en un ábside típica redondeada. Pero en lugar de bóvedas, vemos una colección de 12 domos en la nave principal con un pasillo central más grande. En la parte superior derecha, se esperaría ver una segunda torre de campana, el equilibrio de la primera.
Los estilos que influyeron a De Siloé eran el gótico y árabe que lo rodeaba, así como el renacimiento italiano que experimentó durante su estancia en Nápoles.


Aquí vemos un pedazo de la torre sur sin terminar que da a la catedral su apodo de “La Manquita”, la catedral de un solo brazo. El edificio fue financiado a través de impuestos sobre el mineral de hierro exportado en el cercano puerto; pero durante la Revolución Americana, el trabajo de la torre sur  se detuvo en 1782, mientras que los fondos fueron desviados para apoyar ese esfuerzo de guerra.
El segundo gran arquitecto renacentista de Andalucía, Andrés de Vandelvira, que convirtió a Úbeda y Baeza en auténticas joyas de piedra caliza, también ayudó aquí.

La única torre

La torre que podemos visualizar, es parte de la fachada barroca añadida en el siglo 18 sobre el exterior principalmente renacentista. Ésta es la torre de la catedral más alta de Andalucía a excepción de la Giralda de Sevilla.

Los malagueños discuten si completar la torre sur o dejarla, como la 8ª sinfonía de Schubert, inacabada.

No hay escasez de pilares coronados corintios aquí en la fachada.

Excepto por la fachada barroca, el exterior es renacentista. Aquí tenemos el ábside semicircular a la izquierda y el crucero del lado del Evangelio.

El Interior de la Catedral de Málaga

La misma vista del ábside curvado del interior que es sobre todo renacentista.

 

… uno de los órganos barrocos entre largos pilares con elegantes capiteles corintios que recuerdan a los diseñados por el italiano Brunelleschi del siglo XIV (que es más conocido por poner la cúpula en forma de huevo en la Catedral de Florencia).

El altar principal está flanqueado en ambos lados por elaborados pulpitos de mármol.

El retablo es la Dolorosa de Pedro de Mina (que también hizo el coro de la catedral). El escultor estaba muy influenciado por las expresiones que vió en la obra de Alonso Cano.

La capilla de San Sebastián contiene esta estatua del siglo XVII de Jerónimo Gómez.

En el centro está la Pietra de 1802 realizada por los hermanos Pisani. La María Magdalena de Salvador León del siglo XIX está a la izquierda. Parece mármol pero es, de hecho, de madera.

La Capilla de la Encarnación (homónima de la catedral) muestra un retablo neoclásico diseñado en 1785 por Juan de Villanueva y tallada por Antonio Ramos y Aldehuela con esculturas de Palomino Salazar.

La Anunciación de Juan Salazar, siglo 18.

Este retablo gótico flamenco está en la capilla de San Bárbara.

La decapitación del profeta Juan el Bautista por órdenes de Herodes Antipas.

El coro barroco de Pedro de Mena

Coro tallado por el escultor barroco del siglo XVII Pedro de Mena. Terminó el trabajo iniciado 28 años antes por el escultor Jaén Luis Ortiz de Varga.


San Cristóbal en la extrema derecha. El calendario católico dejó de venerarlo en 1969, pero permanece aquí levantando al niño de Cristo sobre sus hombros.

Arriba está el antiguo palacio episcopal al otro lado de la calle de la Catedral que comparte la Plaza del Obispo. Esta entrada gris barroca con sus pilares corintios rosados y la Piedad del tercer piso es del siglo XVIII. En su interior, el arquitecto americano Richard Gluckman lo ha convertido en un museo de exposiciones.

En los jardines de la catedral se encuentra una iglesia más pequeña denominada “el Sagrario” con este elaborado portal gótico isabelino llamado Puerta del Perdón. Esto parece ser los restos de la mezquita – con esta puerta cristiana añadido. El resto de la mezquita fue derribado a principios del siglo XVI para crear espacio para la actual catedral. A pesar de su estructura gótica, se le atribuye a Diego de Silo quien expuso el interior renacentista de la catedral.

La fila superior contiene talla de los dos obispos que la financiaron. Dios el Padre sostiene el centro, sosteniendo un globo del mundo entre los sellos y los escudos de los obispos. Como un buen pórtico gótico, está lleno de estatuas de santos, incluyendo aquí los Evangelistas, Gabriel, María, e incluso algunos profetas del Antiguo Testamento.

Deja un comentario