Cementerio Père-Lachaise

Ad Blocker Detectado

Detectamos que tu navegador utiliza un bloqueador de publicidad. Para poder leer el contenido del blog porfavor deshabilita el bloqueador de publicidad. Muchas Gracias

El cementerio de Père-Lachaise es el más grande de la capital, pero también uno de los más famosos del planeta. Muchas personas famosas están enterradas allí. Gracias a esto, se ha convertido con el paso de los años en un lugar turístico por derecho propio, incluso siendo objeto de visitas guiadas.

Historia de Père-Lachaise

En sus primeros años, Père Lachaise era un distrito pobre, con muchos bandidos, calles sinuosas y avenidas oscuras. Se encuentra en la colina de Champ ‘Evêque”, donde un comerciante adinerado construyó su hogar en 1430. En el siglo XVII,  la orden Jesuita, adquirió el hogar y lo convirtió en un hospicio para los miembros de su orden.
El padre François de La Chaise d’Aix, conocido como “Le Père La Chaise”, fue el confesor de Luis XIV.
Luis XIV había visitado el área en 1652, y posteriormente se llamaba Mont-Louis. Cuando Le Père La Chaise murió en 1709, la propiedad se había ampliado considerablemente debido a los regalos reales. El Conde La Chaise, jefe de la guardia personal del rey, también tenía un lugar en Mont-Louis, que era conocido por sus opulentas fiestas con invitados que querían conocer mejor al confesor del rey; para encontrarse con el rey.


En 1763, los jesuitas fueron desalojados y la propiedad fue comprada por la familia Baron en 1771. La propiedad fue destruida durante la Revolución francesa y el Imperio que siguió. Los 17 acres se convirtieron en propiedad de la Ville de Paris. A partir de un decreto de Napoleón por el que todos debían ser enterrados, la ciudad comenzó a buscar nuevas ubicaciones en los cementerios y Brongniart, el arquitecto neoclásico, consiguió el trabajo en Pére-Lachaise, que estuvo listo para su apertura el 21 de mayo. El gobierno de París había decidido desalojar los cementerios ubicados cerca de las iglesias de la ciudad y se eligió a Pere Lachaise para pasar los enterrados de otros distritos.

Nuevas alcantarillas de París

Los disturbios populares en 1830 y 1848 se dirigieron contra los ricos, los médicos y el gobierno. La enfermedad quedó ligada a la rebelión y por lo tanto, se creía que una alcantarilla bien mantenida combatía tanto la enfermedad como la revolución. Entre 1832-34, se construyeron catorce kilómetros de nuevas alcantarillas. El nuevo sistema fue construido con mortero y piedras de molino y tenía pisos ovalados para facilitar el lavado. Para 1840, el sistema de alcantarillado de París se había ampliado a 96 km. Las alcantarillas de París abrieron para visitas públicas durante la Exposición Mundial de 1867. Estas visitas populares se llevaron a cabo en lujosos carros y botes con hombres de alcantarillado vestidos de blanco. Los visitantes usaron sus ropas finas para el recorrido de las alcantarillas inmaculadas. Estas estructuras tecnológicas modernas, que ya no son fuente de disgusto y temor, representan al gobierno como un faro de competencia, orden y razón. Las visitas a las alcantarillas continúan hasta hoy. De manera similar, los nuevos cementerios de París afirmaron una nueva visión del orden, la razón y el respeto por los fallecidos, una desviación significativa de la perspectiva anterior del cuerpo como basura.


Philippe Auguste estableció la horca de Montfaucon al norte de París, sirviendo no solo como lugar de ejecución pública sino también como basurero de la ciudad. Miles de personas fueron colgadas en Montfaucon. Muchos de los que murieron mientras eran torturados fueron dejados colgando de la horca y los árboles para que se pudrieran, hasta que sus huesos cayeron. Sus restos serían luego arrojados a un pozo junto con los desechos domésticos, los excrementos y los escombros de la ciudad. Esta práctica, generó un olor que emanaba hasta París y se pensaba que servía como un elemento disuasivo sutil del crimen. Esta práctica continuó hasta bien entrado el siglo XVIII.
Parent-Duchatelet, el higienista de principios del siglo XIX, se refirió a Montfaucon como el “Epicentro del hedor”. Aunque la ejecución de criminales en Montfaucon se detuvo en el siglo XVIII, los cuerpos continuaron siendo arrojados con la basura, incluidos los cuerpos de las personas decapitadas durante la Revolución.

Inauguración de Père-Lachaise

Père-Lachaise abrió sus puertas como cementerio en 1804 y se convirtió en una pieza muy exitosa de especulación de tierras. Nicolas Frochot, el urbanista que desarrolló el cementerio, persuadió a las autoridades civiles para que volvieran a enterrar a Molière, La Fontaine, Abélard y Héloïse en su nuevo cementerio. Rápidamente, Père-Lachaise se convirtió en el símbolo definitivo para los ricos y famosos, así como en una afirmación del papel del gobierno. Frochot, incluso vendió una parcela al propietario original por mucho más dinero que el precio que había pagado por todo el sitio. Incluso hoy en día, las tarifas son extremadamente altas. Algunos de los muertos más famosos tienen tumbas sin importancia mientras que aquellos cuya fama murió con ellos tienen los monumentos más expresivos.

Père-Lachaise el más famoso de París

De los veinte cementerios de París, Père-Lachaise es el más famoso, ahora cuenta con más de 70,000 parcelas y recibe unos dos millones de visitantes al año de todo el mundo. Con 44 hectáreas y 5,300 árboles, Père-Lachaise es también el parque más grande de París.
Más allá de su función principal, esta famosa necrópolis de inspiración romántica, diseñada por Brongniart, se ha convertido en un museo al aire libre y un jardín de panteones.
Al principio, el nuevo cementerio fue nombrado Cementerio de l’Est. El antiguo propietario de la propiedad, James Baron, fue enterrado en ella en 1822, así como su arquitecto, Brongniart. El cementerio se amplió cinco veces hasta 1850. Desde el principio, el cementerio ha sido multi-denominacional. Los estudiantes de escuelas politécnicas construyeron las paredes para transformar el cementerio en una fortaleza durante las batallas de 1814. Sin embargo, los rusos lo capturaron en el tercer asalto. Durante las batallas de la Comuna en 1871, los “federales” caídos fueron enterrados aquí; Incluidos los ejecutados en el propio cementerio y en las batallas en la Rue de la Roquette y la Place Voltaire. Un total de 1.018 fueron asesinados en la represión. Los huesos identificables más antiguos en el cementerio pertenecen a Abailard, quien murió en 1141 y Héloise que murió 23 años después en 1164, también a la edad de 63 años. Los restos de los amantes tuvieron un viaje increíble, antes de alojarse en Père-Lachaise en noviembre. 1817. La viuda de Enrique III, Louise de Lorraine, quien murió en 1601, fue trasladada aquí por orden de Napoleón en 1806. En contraste, Luis XVIII fue trasladado con gran pompa de Père-Lachaise a Saint-Denis en 1817.
El crematorio fue construido en 1889. Es una fábrica masiva similar a una estructura, con varias chimeneas abovedadas.