Extracción del hierro

Nuestro mundo moderno está construido sobre bases de hierro. El hierro es utilizado para elaborar acero, sin el hierro no existirían las fábricas, los aparatos, las maquinarias, los automóviles. Y el hierro proviene de roca. Cuando una roca es lo suficientemente rica como para contener los minerales y metales necesarios para extraer se llama mena. Minesota, en Estados Unidos es uno de los estados más ricos en hierro. Cuenta con lo que llaman ‘La gran formación de hierro’ una formación rocosa de hierro que se extiende a lo largo de 170 kilómetros . La mena de hierro comenzó su formación hace 2 mil millones de años cuando lo que es hoy Minesota estaba cubierto por un mar poco profundo. La minería extraccion-hierrodel hierro comenzó en esta zona en 1892. Las primeras minas estaban bajo el suelo, y más adelante se construyeron las minas a cielo abierto. El mineral más importante de ese entonces fue la ematita, compuesta en un 60% por hierro. En seis décadas los mineros agotaron ese rico yacimiento especialmente para abastecer a los Estados Unidos durante las grandes guerras. A principios de la década del ’50 se empezó a utilizar un nuevo proceso de extracción del hierro llamado taconita. Con tan solo el 22% de hierro, la taconita no era tan rica como la ematita que podía ser llevada directamente a los hornos de fundición. Con la taconita el hierro debe ser extraído grano a grano y luego aglomerado.
Una cualidad de la taconita es que el hierro es magnético y puede ser separado fácilmente, a través de la separación magnética. El proceso comienza con la explosión de la roca en el suelo. Luego grandes camiones cargan la roca explotada a la planta procesadora. Ahí se reducen las rocas a pequeños materiales para que el hierro magnético pueda ser extraído.