Historia del sofá Chesterfield

Al parecer el término ‘Chesterfield’ utilizado para denominar a los sillones comenzó en Inglaterra en el siglo XVIII para describir cualquier sillón de cuero.
El sofá Chesterfield (o Chester) es un símbolo indiscutible y emblemático del estilo clásico Inglés de decoración.
La historia del sillón Chesterfield data de principios del S XIX en pleno auge de la revolución industrial cuando la burguesía inglesa en crecimiento trataba de copiar a la aristrocracia en gustos y refinamientos. Los sillones Chesterfield se utilizaron en sus comienzos para ambientar los exclusivos y elitistas clubes sociales masculinos de Londres.
En las décadas siguientes pasó a los salones de las casas británicas de la alta sociedad y posteriormente se popularizó hasta convertirse en un ícono de la decoración británica; el sofá clásico inglés por excelencia.

Este sofá en Inglaterra cuesta unas 900 libras esterlinas.

Historia del sillón Chesterfield

Se cree que Lord Phillip Stanhope, el 4to conde de Chesterfield (1694-1773) encargó el primer sofá de cuero de Chesterfield con su tapicería de cuero abotonada, acolchada distintiva y base baja del asiento. Aparte de ser un político y escritor muy admirado, patrón de Voltaire, el conde era un tendero conocido. Al parecer, el Conde pidió a un artesano local que construyera un mueble que permitiera a un caballero sentarse en posición vertical en la máxima comodidad permitiendo sentarse sin arrugar la prenda. Éste era el propósito original del sofá de Chesterfield con su tapicería profunda abotonada característica, los brazos enrollados.
El característico sofá de cuero conservó su encanto distinguido a lo largo de los años, pero permaneció firmemente instalado en los Gentlemen’s Clubs de Londres durante mucho tiempo. Todos los esquemas de color y los sucesivos modelos (sofás, sillones, ventanas, mecedoras, etc.) que han sido diseñados en los últimos 200 años están inspirados directamente en el original.

Exitosamente exportado a través de las colonias del Imperio Británico por los oficiales del Ejército Real (EE.UU., Canadá, Australia) pronto se convirtió en un emblema sin par en todo el mundo de estilo británico. El sofá de Chesterfield evoca imágenes de señores formalmente vestidos dentro de un estudio de paneles oscuros, bebiendo brandy y fumando cigarros. La era victoriana vió el Chesterfield como la pieza clave en las salas de estar, donde los caballeros se relajaban mientras sus esposas se sentaban en sillas haciendo crayones. Desde el siglo XIX, también se ha vinculado con el psicoanálisis freudiano, ya que Sigmund Freud usó originalmente un sofá Chesterfield durante sus sesiones de hipnosis con pacientes.
A lo largo de los años, sofás chesterfield han adornado los palacios de la realeza, destacadas oficinas de negocios, hoteles, restaurantes, clubes de caballeros y casas privadas de lujo. El Chesterfield es sinónimo de elegancia y de clase en interiores de todo el mundo, de todos los estilos arquitectónicos y de decoración. Independientemente de lo que representa para muchos, el chesterfield permanece firmemente el sofá que encarna la mezcla perfecta de comodidad y sofisticación.


Lo que antes era un símbolo de estatus de la élite es ahora un accesorio muy buscado para la casa moderna o la empresa. No obstante la historia, los sofás de Chesterfield permanecerán para siempre como el epítome del lujo, de la clase y del estilo. En ninguna parte encontrará un ejemplo más reconocido y atemporal de muebles. Los chesterfields han aparecido en blogs y revistas de decoración de hogar durante las últimas décadas, algunos realmente clásicos y otros re-imaginados a mediados de siglo o estilos más modernos. Lo viejo era nuevo. Adoptado por los entusiastas de las antigüedades en busca de un look retro, pero también por los grupos de rock y pop, el ícono vintage renace en una amplia gama de ediciones: clásicas, limitadas, revisadas, personalizadas … con cuero o terciopelo y en colores como blanco, rosas fuertes, plata, oro.

Deja un comentario