Louis Majorelle

Escritorio Nunúfar de caoba

Desde la mitad del siglo XIX Francia era reconocida como árbitro del gusto artístico y París, especialmente, era considerada la fuente de la que fluía el arte y la cultura europea. No obstante, alrededor de la década de 1870, esta situación comenzó a cambiar. La influencia de las innovaciones británicas en las artes y la artesanía comenzaba a sentirse en el extranjero y las artes aplicadas francesas corrían peligro de quedarse a la zaga. El alemán Siegfried Bing abrió su galería francesa L’Art Nouveau en 1895 para presentar a los franceses el nuevo arte y diseño de otros países europeos. Esperaba fomentar un diseño que ya no reinventara eternamente estilos del pasado, sino que evocara temas y técnicas nuevas e innovadores.
El Art Nouveau francés recurrió a la ornamentación neorrococó y a la excelente artesanía de los artesanos locales, inigualables en ebanistería. El ebanista Louis Majorelle (1859-1926) mostró sus lujosos muebles.
Los muebles Majorelle, se inspiran en la naturaleza, troncos, plantas, nenúfares. Su casa fue responsable de balcones, pasamanos para escaleras en Nancy. Ha aportado para que la ciudad de Nancy sea uno de los centros europeos del nuevo arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *