Mosaiquismo romano

Ad Blocker Detectado

Detectamos que tu navegador utiliza un bloqueador de publicidad. Para poder leer el contenido del blog porfavor deshabilita el bloqueador de publicidad. Muchas Gracias

Los antiguos mosaicos romanos complementaban la pintura romana tanto en términos de efectos pictóricos como en términos de su función en la arquitectura romana: elementos de edificios romanos, casas romanas y pavimentos. El gran beneficio de los mosaicos con respecto a las pinturas fue la mayor durabilidad y vitalidad del color, tanto que en muchos casos quedará poco de una villa excavada, pero el mosaico en el piso puede estar casi intacto.

Los famosos tessellae romanos

Las piezas de mosaicos en la antigua Roma se llamaban ‘tessellae’ o ‘tesserae’ y su tamaño ppodía diferir incluso dentro del mismo mosaico. El mosaico romano blanco se obtenía de la piedra, incluso del mármol. El mosaico negro, de piedra negra.

Mosaico romano que se puede ver en el Museo Palazzo Massimo alle Terme de Roma.

Se han encontrado ejemplos asombrosos de mosaicos romanos antiguos en múltiples ubicaciones, por ejemplo, en la villa de Adriano (cuenco con palomas, más de 60 teselas por centímetro cuadrado). Los mosaicos en la Casa del Fauno en la antigua Pompeya, la villa en Piazza Armerina en Sicilia y los maravillosos ejemplos como en Antioquía (siglo III d. C.) dan una idea de su durabilidad, importancia, riqueza y variedad.
El nivel de detalle y la delicadeza alcanzados fue extraordinario y la cantidad de trabajo requerido para lograr una alta calidad podría hacer que su costo fuera bastante prohibitivo. En el extremo inferior de la escala, pero que también requieren gran tiempo y paciencia, hay mosaicos empleados para cubrir espacios de pisos de una manera duradera y elegante. Entre estos extremos, tenemos la multitud de mosaicos utilizados en situaciones cotidianas, lugares públicos, tiendas, casas, escuelas de entrenamiento de gladiadores, etc.

Un mosaico de suelo romano que data del siglo III dC y que representa una de las cuatro estaciones. Los mosaicos en blanco y negro fueron muy populares. Procedencia: a través de Prenestina, Roma.

Cuando se trata de mosaicos romanos antiguos, es tentador simplemente analizar la cronología, el tipo y el nivel de logros, pero una segunda mirada mostrará que podemos ir un paso más allá: los mosaicos romanos son una faceta e indicador importante de la evolución de los antiguos romanos.
Irónicamente, entender este enunciado sobre los mosaicos romanos con un poco más de detalle nos obliga a abordar el tema como un mosaico con muchos componentes en lugar de ser linealmente como una pieza cronológica de la narración de historias, aunque no podemos hacerlo sin mirar el calendario y el desarrollo también.

Un mosaico de piso romano del siglo III dC que representa a Baco, dios del vino. Desde via Flaminia, Roma.

Mosaicos romanos como métodos de construcción.

Antes de profundizar en una visión general de los mosaicos romanos y su desarrollo a través del tiempo, vale la pena leer la tabla a continuación para obtener una vista previa de algunos de los elementos que se utilizaron para crear los muchos ejemplos diferentes de mosaicos que han sobrevivido de la antigua Roma y, por lo tanto, cómo Los mosaicos romanos reflejan el uso y la sociedad de la época. Apreciar estos aspectos nos ayuda a comprender la evolución y el significado de los mosaicos en la antigua Roma.

Un mosaico en el piso del siglo II que representa a Dionisos y sátiros con coronas de laurel. Desde la zona de la Villa della Farnesina, Roma.

Mosaicos romanos: ¿quién los encargó?

El arte en la antigua Roma era en gran medida un caso de comisión. Una comisión podría ser para fines públicos, como propaganda política, un baño público, o incluso para uso privado, ya sea de plebeyos, comerciantes o nobles ricos. Hubo una relación directa entre los medios disponibles y el mosaico resultante.

Una máscara de teatro en mosaico, del siglo I aC. De una villa privada en la zona de Villa Ruffinella, Roma.

Mosaico romano: ¿qué propósito tenía?

Los mosaicos romanos tenían numerosas funciones posibles:

El propósito material de proporcionar una superficie para caminar duradera.
Proporcionar una función puramente decorativa, por ejemplo, en las paredes y techos de un ninfeo. Plinio nos cuenta cómo los mosaicos de vidrio se abrieron paso hasta los techos de las casas romanas y los edificios públicos. “Desde su época, estos mosaicos han dejado el terreno para los techos abovedados de las casas, y ahora están hechos de vidrio”.
Podría estar destinado a reforzar el mensaje en torno al uso de un espacio dado, por ejemplo, exhibiendo peces en una pescadería o barcos en el gremio de comerciantes, hiedra y otros símbolos de longevidad en una tumba o caballitos de mar y Neptuno en el fondo de un estanque en un baño público. El perro encadenado con “cueva canem” en la entrada de una casa en Pompeya es un ejemplo famoso.
Para mejorar la percepción espacial espacial de la habitación / espacio, ya sea a través de un color plano, un patrón geométrico repetitivo modular o en el extremo opuesto, al tener una pieza central llamativa conocida como “emblema”.
La modulación de la composición y el tipo de mosaico podría alcanzar alturas asombrosas de habilidad, como se muestra en los variados mosaicos de la villa en Piazza Armerina en Sicilia, que se estructuraron de acuerdo con el tipo de movimiento físico que una persona podría tener en el espacio dado.

Un mosaico de suelo romano que data del siglo I aC y que representa a Nike. De una villa romana cerca de via Ruffinella, Roma.

Mosaicos romanos hechos para impactar al espectador previsto.

Los mosaicos pueden ser para visualización pública o privada. Tienda u oficio de gremio contra palacio, tribunal de magistrados o baños públicos. Podría ser una habitación privada como un dormitorio o un comedor o recepción. Los mosaicos romanos se utilizaron para reforzar la estructura social romana y la posición social de quienes los encargaron.
Por ejemplo, el público plebeyo general en el Panteón quedaría sobrecogido por el sentido del espacio y la posición divina única del emperador en un podio, rodeado de estatuas de las divinidades romanas y colocado en relación con los cielos (el agujero) en la parte superior de la cúpula). El piso mejora la sensación de espacio mediante una técnica modular opus sectile que, a través de su patrón geométrico repetitivo, refleja la forma del templo y al mismo tiempo permite una sensación de tamaño con respecto al individuo.

Un mosaico de piso romano en diseño geométrico que data de finales del siglo I dC. Desde una villa cerca del castillo de Guido, cerca de Roma.

Por otro lado, un comerciante rico o una persona de clase alta en Pompeya podría haber invertido en un “emblema” central altamente adornado donde la luz del impluvio lo habría mostrado en su mejor luz y atrajo al espectador (sus clientes) al centro de la Sala de recepción, desde donde obtendrían el mejor impacto de los frescos en las paredes, las pinturas y el rico mobiliario de la sala.

Materiales y técnica en mosaicos romanos.

Se usó una amplia gama de materiales para los antiguos mosaicos romanos, como piedras, piezas de terracota, piedra pómez y conchas marinas hasta piedras preciosas, mármoles de diversas procedencias e incluso cristales de colores y hojas de oro. La piedra pómez y las conchas se pueden usar para decorar un ninfeo, mientras que las inserciones de cerámica y mármol en una matriz de cemento se usaron a menudo en pisos del período republicano que eran duraderos y atractivos.

Composición de los mosaicos romanos.

Al considerar el mosaico como un componente de la arquitectura romana, hubo tres enfoques compositivos principales:

Un gran color liso o un patrón geométrico modular repetitivo, en blanco y negro o color “opus sectile”, para dar una sensación de espacio general. La modularidad podría reflejar las secciones modulares visuales del techo.
Un gran patrón liso o repetitivo con un “emblema” central que centralizaría el espacio.
Una imagen grande que abarca toda el área del piso, como en el piso de una palaestra (área de ejercicios) o en baños.
Las imágenes que se muestran están extraídas de mosaicos en tumbas romanas debajo del Vaticano (Basílica de San Pedro).

Temas del mosaico romano

Mosaico romano con una finalidad funcional.
El tema de los mosaicos a menudo estaba en consonancia con el tipo de uso en la habitación en la que estaba situado.
Simple: incluye monótono negro o blanco, posiblemente con un marco de color opuesto alrededor del borde. Podríamos incluir los pisos de cemento del período republicano con tiestos de cerámica e inserciones de mármol. Duradero, “limpio” y refinado. Las piezas más grandes se pueden utilizar para un trabajo más rápido.
Patrones geométricos: con mayor frecuencia en teselas en blanco y negro del “opus tesselatum”, aunque también podrían estar en losas de mármol coloreadas del “opus sectile”. El patrón geométrico puede tener una composición modular repetida en todo el espacio del piso o ser generalmente llana con una geometría central que puede dar algún tipo de efecto óptico de 3D o de movimiento falso.


Figurativo: al igual que con los patrones geométricos, la imagen puede extenderse por todo un piso o limitarse a un inserto central llamado “emblema”. La pieza central puede ser comprada ya sea hecha o construida en el lugar por artesanos locales. Lo mismo ocurrió con la pintura. Las piezas compradas a menudo eran réplicas de obras famosas y podían alcanzar un alto nivel de habilidad y complejidad. Se pueden comparar con el comercio de copias de obras de arte y / o esculturas.
Dentro del género figurativo, también debemos considerar el tipo de imagen representada, ya que esto es indicativo del tipo de arte romano con el que estaríamos tratando: las escenas mitológicas con frecuencia tenían influencia grecorromana y estaban más estrechamente asociadas con la élite romana y las agendas políticas (y por lo tanto incluía mosaicos para exhibición pública). El arte plebeyo romano, por otra parte, era una corriente constante en el arte romano y estaba más estrechamente asociado con escenas de la vida cotidiana, como las que se podían mostrar en una tienda o en una piedra funeraria funeraria.

Los mosaicos romanos y su desarrollo a través del tiempo.

Los mosaicos romanos se desarrollaron a lo largo de varias corrientes paralelas: superficie para caminar duradera, elementos espaciales arquitectónicos, ornamentos. En términos artísticos, los mosaicos romanos siguieron un camino paralelo al de la pintura romana y el arte romano, transfiriendo al plano horizontal problemas artísticos que eran esencialmente pictóricos. La diferencia real entre los dos es que el mosaico, por su naturaleza, conduce al divisorismo con sus problemas similares a los del impresionismo en el siglo XIX y, de hecho, a los de las imágenes digitales modernas pixeladas: se requiere mayor esfuerzo y energía para almacenar y producir un Imagen en color de alta resolución, mientras que un patrón geométrico en dos tonos y con piezas más grandes (menos píxeles) se puede simplificar enormemente. A medida que la imagen aumenta de tamaño, el esfuerzo y los recursos requeridos aumentan exponencialmente. La naturaleza física del mosaico reforzó su relación con la arquitectura y con la incrustación de mármol (opus sectilis) que lentamente se abrió camino desde los pisos y zócalos para decorar las paredes, como en la Domus Aurea de Nerón en el siglo I y la Basílica de Junius Bassus. En la antigüedad tardía.

Poniendo el caballo ante el carro: un magnífico mosaico romano antiguos desenterrado en Chipre.

El arte de los antiguos mosaicos romanos se heredó esencialmente a través del sur de Italia y Sicilia desde Grecia y se desarrolló en gran medida debido a la riqueza y el deseo de exhibición de los romanos que podían permitirse encargarlos. Logró un fuerte impulso a través de la conquista de Grecia en el siglo II antes de Cristo, aunque hay muchos buenos ejemplos de mosaicos en Italia mucho antes de esa fecha. De hecho, los ejemplos más antiguos existentes de mosaicos encontrados son de la edad de bronce griega en Creta alrededor del 2500-1400 aC, después de lo cual el arte parece haberse perdido. Los propios griegos probablemente volvieron a aprender el arte de los mosaicos de Oriente en el siglo VIII a. C., donde en el norte de Siria y Asia Menor se desplegaban diversas formas geométricas en piedras de diversos colores. Durante el siglo VII aC, se propagaron a través de áreas como Esparta y Creta en edificios públicos y luego se convirtieron en una técnica principal en el arte griego y en toda la cuenca mediterránea.

Mosaicos italianos de guijarro

Al principio, el trabajo de mosaico se limitaba a la colocación de guijarros de río de colores de manera uniforme. Se han encontrado maravillosos ejemplos de esta técnica que se remonta al siglo IV aC en Pella, en Macedonia (ver la imagen) la ciudad donde nació Alejandro Magno y donde el arte alcanzó sus mayores alturas.

Mosaico de guijarros del siglo IV de Pella en Grecia

En Italia, se han encontrado varios mosaicos de guijarros en Arpi, en el sureste de Italia, que también se remontan al siglo IV aC: esta ciudad cursiva tuvo una gran variedad de influencias y, finalmente, se absorbió como un dominio romano en el siglo III a. Otro ejemplo de mosaicos italianos del siglo III o IV es el de Mozia en Sicilia: una ciudad cartaginesa con influencia griega. El arte de los mosaicos de guijarros continuó en popularidad en Oriente, incluso en regiones lejanas como Afganistán hasta el siglo II aC.
Los mosaicos encontrados en el área Montarozzi de Arpi brindan una exhibición virtuosa de las variadas técnicas que se desarrollaron entre los siglos 4 y 3 aC: las pequeñas piedras se convierten en superficies irregulares y, eventualmente, en cubos regulares. Al romper los guijarros se pudo lograr una superficie más plana y las piezas individuales se refinaron a los cubos a los que estamos acostumbrados. Los mosaicos romanos de este tipo eran conocidos como “opus tesselatum”.

 

Del uso de guijarros a las teselas para los mosaicos

El paso de los guijarros a los trozos de piedra cortados individualmente o incluso de varios colores de vidrio se produjo gradualmente a lo largo del siglo III aC. El progreso se fragmentó a medida que varias regiones experimentaban con una variedad de técnicas, particularmente en Grecia, pero también en sitios como el Arpi antes mencionado en el sur de Italia. De hecho, el ejemplo más antiguo de opus tesselatum parece estar en Sicilia en la colonia griega de Morgantina, que se remonta a alrededor de 250 aC (imagen de mosaico a la izquierda). Las piezas son de varios materiales, incluyendo loza, piedra, pasta de vidrio.

Mientras Plinio confirma la creencia romana de que los mosaicos se originaron en Grecia, el escritor griego Ateneo Naucratis, quien vivió en el Egipto romano durante el siglo II dC, parece confirmar que Sicilia fue el lugar donde se hicieron avances particulares, mencionando los maravillosos pisos con imágenes de la Ilíada hecha de tesserae (“abakiskoi”) entregado como regalo por el gobernante de Siracusa a Ptolomeo III.

Un patrón decorativo en el piso de una tienda o en muchas áreas públicas era a menudo de dos tonos (blanco y negro) aunque hay muchos ejemplos maravillosos de mosaicos blancos y negros colocados en antiguas casas romanas, lujosas villas, ricas tumbas y edificios públicos como Romal baños termales. En el siglo II aC, los mosaicos de colores alcanzaron un grado de perfección técnica en el centro de Italia, ya que los artesanos locales habían aumentado el contacto con la influencia griega de las colonias del sur de Grecia, como Nápoles, Pompeya, Siracusa y, de hecho, con la propia Grecia.
Puede ser una gran simplificación, pero en general, podemos asociar estrechamente el trabajo altamente figurativo de color con la influencia de Graeco-Orientalising y los mosaicos en blanco y negro con la corriente del arte romano-itálico.
Mosaico romano blanco y negro de un esqueleto. La era del emperador Nerón en el siglo I dio un gran impulso a los mosaicos romanos en varias formas, tanto en términos de poder decorativo como en un elemento integral de la arquitectura romana:

El uso de formas geométricas en blanco y negro.
Empleo a gran escala del “opus sectile” en las paredes.
Los primeros ejemplos de mosaicos empleados en techos y, en particular, en techos abovedados, como en la bóveda de Odysseus y Polyphemus hecha de teselas de vidrio. El mismo mosaico es el ejemplo más antiguo de la hoja de oro que se emplea.

El conflicto fundamental de la pintura y el mosaico aplicado a la arquitectura romana.

En el siglo II, el uso de los emblemas centrales prácticamente había desaparecido y había dejado un camino casi exclusivo a los motivos florales, figurativos y geométricos dispuestos como una alfombra en toda la superficie para aumentar la apreciación de la superficie. Hay muchos ejemplos hermosos del norte de África donde el enfoque geométrico modular se combinó con elementos figurativos dentro del patrón repetitivo, lo que hace que las imágenes individuales en cada espacio geométrico sean más fácilmente legibles. Este enfoque se prestó fácilmente para replicar el patrón de los techos o, en cualquier caso, para proporcionar múltiples centros de enfoque: por lo tanto, se eliminó de una representación ilusionista del espacio 3D en el sentido tradicional de la pintura pompeyiana teatral de segundo estilo, lo que implica un punto de vista estático.
Esta pérdida de centralidad dentro del espacio ambiente hizo que el mosaico se alineara aún más con las necesidades de la arquitectura, donde la apreciación del espacio generalmente se adquiere a través del movimiento a su alrededor. Los mosaicos en la Piazza Armerina en Sicilia (principios del siglo IV dC) son un ejemplo perfecto de esta correlación entre la composición de los mosaicos, la disposición de los espacios internos y el movimiento de los individuos a través de ellos.