Posmodernismo

Ad Blocker Detectado

Detectamos que tu navegador utiliza un bloqueador de publicidad. Para poder leer el contenido del blog porfavor deshabilita el bloqueador de publicidad. Muchas Gracias

Historia y definición del término “Posmodernismo”

Los términos “posmoderno” o “posmodernismo” ya se utilizaban al final del siglo XIX y a comienzos del siglo XX, pero sólo en los años cincuenta, se utilizaban con el significado actual del término. Dos autores contribuyeron a finales de los años setenta, principalmente para establecer el concepto como una constante: Jean-Francois Lyotard con su obra “La Condición posmoderna” 1979 y Charles Jencks con el ensayo publicado 1975 “El El auge de la arquitectura posmoderna”. Con la introducción del término “postmodernismo” se define en primer lugar como un período histórico cerrado (como anteriormente acerca de la Antigüedad o la Edad Media). Como concepto de estilo, ha prevalecido el término “posmodernidad”, especialmente en la arquitectura.

Fundamentos de la posmodernidad y la demarcación de la modernidad

Lyotard y otros teóricos describen los fundamentos espirituales de la modernidad como la fe inquebrantable en una progresión constante de entendimiento cada vez más detallado del mundo y la aproximación gradual a un conocimiento perfecto. Los sistemas totalitarios del siglo XX han desacreditado permanentemente el reclamo de lo absoluto de tales modelos. Aquí están las razones de la necesidad de definir el posmodernismo como una ruptura consciente con la modernidad. El posmodernismo rechaza no solo la fe moderna del progreso, sino también la existencia de una realidad objetiva tangible. La teoría y la estética posmoderna presuponen que todo conocimiento, toda percepción y todo ámbito de conciencia y existencia están sujeto a la relatividad. Un concepto clave de la posmodernidad es “pluralidad”. El mínimo común denominador de la teoría y la estética postmoderna es, por lo tanto, la aceptación de la diversidad y el rechazo al impulso innovador de la modernidad.

Estética posmoderna y características de estilo

El deseo de la era moderna de crear constantemente algo nuevo y los medios artísticos utilizados para esto conforman la posmodernidad como automatizada, establecida y obsoleta. El principio de que no se crea nada nuevo hace que el uso de las citas sea una característica esencial del estilo del arte posmoderno.
La demanda de apertura de la concepción del arte y de la obra de arte individual por un lado, abre posibilidades casi ilimitadas: el posmodernismo se revela por la que atraviesa los límites del género una variedad de nuevas formas de expresión. Una técnica postmoderna de uso común es el collage. Este término, que se acuñó para las imágenes adhesivas dadaístas a principios del siglo XX, es mucho más amplio en el posmodernismo. Incluye creaciones que requieren mucho espacio, técnicas cinemáticas o técnicas de composición musical.

Representantes del posmodernismo

Autores como Umberto Eco ( “El nombre de la rosa”) arquitectos como Friedrich Hundertwasser (Hundertwasserhaus, Viena) y artistas como Keith Haring tratar con sus obras la brecha entre la comprensión elitista del arte y la cultura de masas para superar – esto es también un aspecto importante de la estética post-modernas.
Muchos trabajos de posmodernidad, especialmente en el campo de las artes escénicas, no deben ser entendidos como un resultado final, sino como un arreglo de prueba. Se presenta fragmentaria (literatura: Roland Barthes, “Fragmentos de un lenguaje de amor”) o un “work in progress” (danza teatro: William Forsythe, “El trabajo de Scott”) en diversas etapas de desarrollo. La concepción posmoderna de trilogías o series también es típica. Las partes individuales de dicha serie son obras generalmente autónomos que se pueden ver solo, juntos o en cualquier combinación (película: Krzysztof Kieslowski “Tres colores: azul, blanco, rojo”).
En muchos casos, la influencia del deconstructivismo es notable. El término se remonta al filósofo francés Jacques Derrida. Para el deconstructivismo no hay unidad de palabra y significado, y por lo tanto no es posible fijar el significado de un texto con firmeza. En el arte posmoderno, esto se extiende al significado de los signos y códigos que asociamos con nuestros hábitos perceptuales a ciertos contextos de significado. Se pierde este respecto (película: Peter Greenaway, “El contrato del dibujante”) o que son – como los motores de búsqueda en Internet – referencias de los cuales representa un sinnúmero de otras referencias cabo (película: Matthew Barney, “The Cremaster Cycle”).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.