Urbanismo y sostenibilidad

La palabra ‘sostenibilidad’ muy escuchada en las noticias, en el pensamiento profesional y en los debates. Su prominencia refleja la verdadera preocupación científica de que nuestras prácticas actuales no son sostenibles. La palabra ‘sostenibilidad’ refleja que si no modificamos nuestras prácticas, nos enfrentaremos a una grave escasez de recursos críticos, y otras consecuencias sociales, ecológicas y económicas graves en los próximos años y décadas. Entre ellos, el fenómeno del cambio climático se perfila como particularmente grave.
Pero ¿qué es la sostenibilidad para ser más precisos? ¿Cómo podemos saber cuándo la hemos alcanzado y cuando nos engañamos a nosotros mismos tal vez, haciendo pequeñas cosas para hacernos sentir mejor, cuando los problemas más grandes quedan sin resolver? Y si no sabemos qué es lo que realmente necesitamos para lograr la sostenibilidad, ¿cómo podemos hacerlo de manera efectiva?.

urbanismo-sostenibilidad

La sustentabilidad tiene un enfoque particular en el entorno urbano construido. También le apuntan en la dirección de un mayor estudio independiente.
El entorno construido desempeña un papel dominante en la cuestión de la sostenibilidad, y por buenas razones. Una parte importante – tal vez la mitad o más – de la energía y los recursos que consumimos hoy en día se consume como consecuencia de las características del entorno construido, y en las formas en que interactuamos con él. Los edificios, su calentamiento y enfriamiento, sus muebles, sus aparatos, todos estos elementos son los principales usuarios de los recursos, generadores de desechos y toxinas, y los emisores de carbono y otros gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático.
Por otra parte, esto es sólo el comienzo de la historia, no existen edificios aislados los unos de los otros. Si los edificios no se planifican para estar agrupados de manera de tomar ventaja de refugio, sol, sombra, pueden llegar a utilizar significativamente más energía. Si los edificios no toman ventaja de las eficiencias naturales tales como la recuperación energética de residuos y sistemas de energía, son propensos a utilizar más recursos.
xx Por último, si los edificios, y el patrón urbano que les rodea, se construye para apoyar y dar cabida a un alto consumo, el estilo de vida de alta de usar y tirar, a continuación, la evidencia sugiere que sus habitantes son mucho más propensos a usar más energía y recursos. El entorno construido no les obligará a hacerlo, pero va a dar forma a sus opciones, y hacer que sea más difícil de hacer lo contrario.
Los edificios y los sistemas urbanos que los rodean deben ser cosntruidos con materiales nobles con escasos o nada de componentes de químicos, deben consumir escasa energía electrica, reciclaje de residuos, aprovechamiento del agua de lluvia para riego, aprovechamiento de aguas grises.
Si los habitantes pueden caminar o tomar el transporte de manera sencilla, si no tienen que viajar lejos para sus necesidades diarias, o si cuentan con espacio al aire libre en las inmediaciones, donde pueden pasar tiempo con los demás, sin necesidad de utilizar grandes cantidades de energía y recursos; y si más personas pueden compartir instalaciones eficientes,incluso los que tienen ingresos relativamente alta de la casa, puede tener un estilo de vida relativamente eficaz en cuanto a los recursos energéticos.
Por lo tanto, lo que estamos aprendiendo de la investigación es que la forma urbana es un aspecto crítico del reto de la sostenibilidad. Esto significa que cuando se diseña para la sostenibilidad, hay que ir más allá de la escala del edificio y realizar un diseño de urbanismo sostenible.

Fuente: Escuela Europea de Arquitectura y Urbanismo

Deja un comentario