Bjarke Ingels: revelación de la arquitectura moderna

Big es el estudio de arquitectura danés que dirige el joven arquitecto Bjarke Ingels. El nombre del estudio, indica la visión de su creador, un estilo de construcción “a lo grande”.
En un reportaje para la Deutsche Welle, Ingels dice que apuesta por la arquitectura que ahorra en recursos pero derrocha espacio. Defiende la “sostenibilidad hedonista”. “La sostenibilidad debe servir para mejorar la calidad de vida y no para hacer grandes sacrificios o padecimientos”, afirma.
Ingels, en su estudio de Copenhague tiene a su cargo a más de 50 arquitectos, diseñadores y proyectisas. Está trabajando sobre el diseño una incineradora que transforma la basura en energía de 90 metros de altura y que también se usará como pista de esquí.

incineradora y pista de esqui
En Dinamarca hay nieve pero no montañas. Así que la gente debe viajar a Suecia para esquiar. La pista, estará funcionando en 2016, asi que los daneses podrán disfrutar de la nieve, en casa.  Ingels, lleva proyectadas más de 100 obras y edificios para Asia y América.
El pabellón impresionante de Dinamarca para la Expo universal de Shangai de 2010 fue diseñada por su estudio.

pabellon dinamarca expo shangai
También diseñó el parque Superkilen junto a Mikkel Stubgaard en un barrio multicultural de Copenhague. “Allí conviven 60 nacionalidades distintas. Pensamos crear un espacio urbano que reflejara esto y le pedimos a cada vecino propuestas relacionadas con su país de origen”. El parque cuenta con un tobogán típico de Japón, un cartel de neon de Qatar y un columpio para niños de Irak.
Para el populoso barrio de Manhattan ideó un rascacielos en forma de pirámide. Dice “que se trata de combinar los conceptos y crear una arquitectura híbrida, nueva”.

rascacielo-piramide
Otro de sus proyectos es remodelar el campus de el mayor complejo de demuseos e investigacion dle mundo el Instituto Smithsonian de Washington.
Sin dudas Ingels que no llega a los 40 años, es una revelación de la arquitectura contemporánea mundial.

Bjarke Ingels

Bjarke Ingels en su estudio de Copenhague.