Historia de el hombre y su relación con la naturaleza

A comienzos de la historia de la humanidad, en la era prehistórica, la relación entre el hombre y la naturaleza era casi simbiótica. El hombre era un animal más que sobrevivía como cualquier otro. Se puede decir que la prehistoria fue la Era precultura, donde el hombre era un ser puramente biológico, con una inteligencia superior pero que luchaba por la supervivencia igual que el resto de los animales. El hombre prehistórico sobrevivía a través de la caza y la pesca formando al igual que cualquier otro ser viviente, un eslabón más en la cadena alimentaria.
cazadores-prehistoriaEl Homo Habilis, fue llamado así porque desarrolló la habilidad para utilizar las piedras afiladas para cortar la carne y tallos de raíces que eran parte de su dieta habitual.
Más adelante el Homo Erectus desarrollaría utensilios y herramientas de piedra (cuchillos, hachas, raspadores). También se caracterizó por el ser el primero en producir y utilizar el fuego.
Los Neanderthales innovaron en técnicas de superviviencia y cazaban en grupo y se abrigaban del frio en cavernas.
El instinto de supervivencia del hombre prehistórico hizo que fuese encontrando en la naturaleza herramientas y cobijo para su subsistencia. Progresivamente desarrollaron lanzas, barcazas y herramientas básicas para mejorar la caza y la pesca.
La revolución neolítica, fue el cambio social y tecnológico que se dió a partir del entendimiento de los ritmos cíclicos de la tierra, la domesticación de los animales y
las plantas. Estos hitos fueron el preludio del nacimiento de la agricultura y la ganadería.Los hombres y mujeres comenzaron a: habitar aldeas, la religión de cuño matriarcal, la construcción de asequias y canales, la invención del telar, la alfarería y el arado, el trabajo de los metales, y la creación de los primeros reinos. Todos estos son hitos que llevaron al ser humano a alcanzar mejores cotas de bienestar.
Hacia fines de la Edad Antigua, Siglo IV o V, en la mayor parte del continente europeo tuvo lugar una breve edad del hielo, que duraría hasta finales de la Edad Media y principios de la Edad Moderna. Las heladas y los crueles inviernos redujeron la producción agrícola y propiciaron la aparición de epidemias y hambrunas que afectaron a millones de personas. No se conocía la calefacción de ambiente del modo en que se conoce en la actualidad. En este período la relación del hombre y la naturaleza fue de padecimiento para el primero porque sus conocimientos le hacían imposible crear condiciones para enfrentar las inclemencias de la climatología.
Hacia el 3000 a.C. en Occidente los etruscos erigieron viviendas modestas en las que incorporaron nociones de geometría, arquitectura y albañilería similares a las que conocemos hoy. En el mismo tiempo, en Egipto, o en la cultura precolombina en América, la naturaleza fue reconocida como una instancia superior al hombre y fue venerada erigiriendo monumentos religiosos grandiosos como pirámides y obeliscos.

Pirámide de Tajín en México

Pirámide de Tajín en México

Estas grandes construcciones apuntaban al cielo, a planetas y constelaciones. Además tenían calendarios basados en equinoccios y puestas del sol. La comprensión de los cuerpos celestes, las mareas, y numerosos fenómenos naturales revela un hombre más pensante, analítico, cuyo entendimiento de la naturaleza lo pone en un plano espiritual superior al de sus antecesores.
En el medioevo el régimen feudal, hizo que la relación del hombre con la naturaleza se basara en la subsistencia a través de la producción agrícola a mayor escala y de la utilización de materiales como la piedra para la construcción de fortalezas, murallas y elementos para combatir en las guerras.
Con el descubrimiento de América en el siglo XVI y su fuerte expansión colonial, Europa vivió unos siglos de progreso económico, cultural y social como nunca antes había vivido. Gracias a los recursos naturales extraídos de tierras lejanas (las indias orientales) se utilizaron para erigir catedrales, palacios, diseñar joyas para realzar a quienes ostentaban poder, y se importaron hortalizas y frutas desconocidas para el continente europeo como la papa o el limón. La integración de estos recursos dió un empuje al imperio europeo; la papa se constituyó en uno de los principales nutrientes de la población y gracias al consumo del limón se erradicó la escarlatina.

conquista-america
Un movimiento cultural en ascenso, reformula la idea medieval, acerca del hombre y su forma de ver el mundo, la racionalidad puesta la servicio del hombre. La vuelta a los valores grecolatinos se posicionó en Europa de la mano del humanismo y después del renacimiento. El agua fue el recurso por excelencia que las ciudades de la Italia renacentista necesitaron para expandirse y prosperar. Los arquitectos e ingenieros llevaron las ciudades a lo más alto y ese creen muchos historiadores que fue el inicio de la era moderna. Los recursos naturales como las piedras, el barro, la madera fueron utilizados para construir las magníficas obras de construcción que se alzaron y dieron nombre a artistas ignotos hasta ese entonces como los arquitectos y constructores Felipe Brunelleschi, Domenico Fontana entre otros.
La Revolución industrial marcó un quiebre en la relación amigable entr el hombre y la naturaleza. El hombre comenzó a utilizar masivamente el carbón para barcos y fábricas, la extracción de recursos naturales se hizo permanente, al igual que la explotación de seres humanos hacinados en fábricas, incluso niños, desde los 8 años durante 12 o 14 horas por día. En pos del progreso industrial y del auge del sistema económico capitalista, liderado por una burguesía que había sido rechazada y perseguida en el pasado por monarcas y feudales, el hombre comenzó a sentirse Dios y dueño de lo que lo rodea y el materialismo económico se convirtió en una forma de vida con el fin de sustentar el sistema. Las chimeneas de las fábricas expulsaban sus desechos al ambiente ya se al aire o a desechos tóxicos a los ríos.

revolucion-industrial

En la actualidad la relación del hombre con la naturaleza no es ejemplar. Se ha hecho uso y abuso de los recursos naturales en pos de una idea de confort hedonista y completamente desmedida.
El hombre, para su confort, ha ido consumiendo numerosos recursos no renovables como los fósiles, además de depredar numerosas especies de la flora para la industria farmacéutica.
La concientización sobre este uso y abuso de los recursos naturales ya está globalizada y numerosos gobiernos han fomentado leyes para el cuidado del medio ambiente.
Es importante que desde la arquitectura, el diseño y la construcción se elaboren proyectos que no liberen CO2 durante su construcción o ejecución, que se evalúe el reciclado de materiales, el uso de aguas pluviales, la gestión de aguas grises, el aprovechamiento de la orientación para el uso de luz natual. Hay muchas técnicas para intentar que nuestras construcciones sean amigables con el medio ambiente.
Es necesario volver a las fuentes, a la utilización de algunas técnicas de los primeros tiempos del hombre por ejemplo, al uso de materiales naturales en la construcción a apreciar el entorno como integrado en nuestra vida y no como un objeto de usufructo.