Jean-Jacques Lequeu

'
'

lequeuJean-Jacques Lequeu (1751-1825) Arquitecto neoclásico francés. Controvertido y criticado.
Nace en una ciudad de provincia hijo de un ebanista. Comienza sus primeros pasos en el taller familiar, luego en la Academia local. Fue becado para ir a estudiar a Paris. En 1779 llega a Paris y visita a Soufflot ya anciano pero que lo introduce en los círculos más avanzados de la arquitectura francesa. Le presenta a David Le Roy, otro arquitecto importante pero Soufflot es el que más le influye. Trabaja en su estudio à prestigio. Se siente discípulo, heredero de la tradición que Soufflot representaba. Las continuas convulsiones políticas del momento le obligan a realizar ciertas obras para salvaguardar su prestigio e incluso su vida. Se arruinó varias veces y tuvo que trabajar como funcionario.
Pero Lequeu, como Serafini, era un arquitecto muy peculiar. Junto con Etienne-Louis Boullee y Claude-Nicholas Ledoux idearon la llamada “arquitectura parlante”, basándose en el principio de que todos los edificios deben, de una manera u otra, anunciar con su aspecto el uso al que están destinados. Lo que ocurría con Lequeu es que dicho uso era, la mayoría de las veces, totalmente descabellado.

Introduce en sus proyectos asimetrías, referencias históricas, combinación de elementos arquitectónicos de diferentes épocas. Influencia de las arquitectura griega y gótica, fortificaciones, cierto carácter pintoresco.  Hizo proyectos contestatarios

Algunos de sus dibujos denotan más un llamado a la sublevación a la insurrección propia de la época donde se gestó la Revolución Francesa. En los dibujos de Lequeu se expresa la irreverencia hacia la Iglesia, y al pudor del ancient regimen utilizando partes íntimas femeninas como diseño arquitectónico. Algunos lo tachan de perverso y pornógrafo. De las decenas de edificios que Lequeu diseñó, sólo dos llegaron a ser construidos.

En la Francia post revolución, Lequeu produce algunos de los diseños arqutectónicos más imaginativos con una combinación de los gótico, lo egipcio, lo griego, lo chino y muchisimas alucinaciones.

Philippe Duboy publicó un libro denominado: “Jean-Jacques Lequeu. Un enigma arquitectónico”. La mayor parte de sus dibujos se encuentran en la Biblioteca Nacional de Francia.

Duboy descubrió que Lequeu no era sólo arquitecto sino un burócrata gubernamental que trabajaba en una oscura oficina y  terminó sus días viviendo en un burdel.