La construcción maya

En el medio de la jungla se encuentran los restos de la civilización maya que vivió durante miles de años en el continente. Sus líderes levantaron altísimas pirámides, lujosos palacios y verdes plazas. Tuvieron el ingenio suficiente para aprovechar la energía, crearon obras de arte y de ingeniería con una sofisticación sorprendente y consiguieron mantener esa civilización durante 1500 años.
Los mayas tenían dos grandes capitales: Calakmul y Tikal, que estaban enfrentadas. Un líder maya intentó derrotar a Calakmul, se llamaba Yikin Chan Kawil (734-760) quien construyó una de las edificaciones más representativas de los mayas: el Templo del Gran Jaguar. Una gran pirámide, muestra de poder, de prestigio y de fuerza.

templo del gran jaguar

Templo del Gran Jaguar en Tikal

La construcción en un entorno tropical con materiales rudimentarios suponía todo un reto, especialmente cuando se pensaba en construir en vertical con tecnología de la edad de piedra. Los mayas desconocían todas las tecnologías que asociamos con las grandes construcciones, no tenían bestias de carga ni herramientas de metal. Lo que si tenía era mano de obra y piedra caliza maleable. Trasladaban las piedras con fuerza bruta a través de un método llamado mecapal. El mecapal es una correa usada por los mayas que finalizaba en una bolsa donde transportaban los bloques de piedra. Los artesanos daban forma a la piedra caliza con herramientas de piedra y mazos de madera. Aunque el interior estaba lleno de escombros, el exterior se pulía cuidadosamente. Se cubría con una fuerte argamasa conocida como estuco maya y se pintaba de rojo.
Si bien conocían la rueda y el metal, no les daban uso práctico. Se cree que según su visión del mundo maya, las cosas valían más si se hacían con mucho trabajo.
El Templo del Gran Jaguar está ubicado de cara al sol poniente. Este rascacielo de la antigüedad llamaba la atención de todos los que pisaban la plaza de Tikal como símbolo de poder y redención.
El imperio continuó su expansion hacia Perú al oeste y hacia El Naranjo al este. Para celebrarlo construyeron varias ampliaciones del Palacio. Además se construyó el Templo cuarto, que fue la estructura más alta de Tikal. Esta inmensa pirámide construida con 190 mil metros cúbicos de piedra, tenía más de 64 metros de altura o 22 pisos. Permitía tener una visión de 180 grados de la ciudad.
En los límites del mundo maya, al sudeste de México, una ciudad maya llamada Palenque es derrotada y su rey muere sin herederos. Surgió entonces, un ambicioso rey llamado Pakal, que convirtió a una de las ciudades más húmedas del mundo en la meca de la arquitectura del nuevo mundo. Lo primero que hizo fue remodelar el Palacio con más de 6.500 metros cuadrados que se convirtió en un laberinto de galerías, cámaras, escaleras, patios y túneles.

Palacio de Pakal

Palacio de Pakal

Al principio los arquitectos de Pakal al igual que todos los arquitectos mayas, emplearon la falsa bóveda para sostener los altos edificios. Era una estructura bastante sencilla con una doble hilera de piedras de altura cada vez menor puestas unas sobre otras.

falso-arco-maya
Pero el falso arco dejaba mucho que desear. Limitaba el espacio interior y la luz y obligaba a los arquitectos a construir muros más anchos del espacio que cabía entre ellos. Para esto crearon una estructura de panal en lo alto de esos edificios para que los espacios fuesen más altos, más abiertos y más luminosos que los edificios mayas tradicionales.

panal-mayas
Al final de su reinado, Pakal encargó la construcción del edificio maya más ambicioso: el Templo de las Inscripciones. Dentro, a lo largo de una escalera que bajaba hasta la tumba, los ingenieros habían construido un conducto, que permitían que alguien situado en la parte superior de la pirámide hablase a través, para comunicarse con Pakal en su tumba. Un sarcófago de 20 toneladas se creó para que durase toda la eternidad. Cuando murió Pakal la puerta del sarcófago se selló y la escalera se bloqueó. Sus arquitectos y escultores diseñaron un ataúd de gran simbolismo que mostraba la resurrección de Pakal en el otro mundo. A diferencia de otros templos mayas, en el Templo de las Inscripciones hay relatos escritos que proclaman que es donde descansa el fundador de una de las más grandes dinastías.

templo de las inscripciones
En el año 680 muere Pakal, y su hijo, Kan Bahlam (684-702) se propone diseñar y construir el Grupo de La Cruz: el Templo de la Cruz, el Templo de la Cruz Foliada y el Templo del Sol. Los ingenieros de Kan Bahlam, dieron un gran paso adelante gracias al uso de unos sofisticados cálculos geométricos sin parangón basados en el sistema geométrico de los mayas. Una de las cosas en la que los mayas se adelantaron a su tiempo fue en la creación del cero. Con el cero (representado por una concha) un punto, el número 1 y el 5 con solo estos símbolos en distintas posiciones consiguieron multiplicar y llegar a cifras muy elevadas. Las matemáticas avanzadas de los ingenieros de Kan Bahlam, podían haber incluido el descubrimiento de proporciones como la raíz cuadrada de los rectángulos, y algo llamado la proporción áurea, que se da en la naturaleza. La proporción áurea aparece en las cámaras traseras de los templos del Grupo de la Cruz.
Los ingenieros mayas, desarrollaron acueductos subterráneos para desviar las aguas para cultivos. Construyeron túneles de agua colina arriba, al acercarse a las estructuras principales las tuberías se iban haciendo cada vez más pequeñas. Igual que en las fuentes romanas la presión del agua iba aumentando al disminuir el grosor de la tubería, lo que permitía que hubiese agua corriente en los edificios de Palenque. En su época habían rivalizado con los acueductos romanos. Este sistema de provisión de agua no vuelve a aparecer hasta que los españoles traen consigo esta tecnología.
En el siglo VIII Palenque, Tikal, y los demás reinos del mundo maya se expandían por el continente. Las grandes pirámides, la planificación urbana y los lujosos palacios reales daban fe de la gloria de los grandes reyes.