Fachadas cinéticas

Las fachadas cinéticas o fachadas móviles son aquellas que cambian dinámicamente en vez de ser estáticas o fijas, permitiendo que el movimiento ocurra en la superficie de un edificio. Esto ayuda a crear lo que el arquitecto Buckminster Fuller llamó un efecto de “articulación de la piel”, y es una extensión de la idea de que el envolvente de un edificio es un sistema activo en lugar de un solo contenedor.
Una fachada cinética se puede utilizar para manejar la luz, el aire, la energía, e incluso la información. Pueden actuar para reducir la ganancia solar así como permitir el paso del aire fresco en el edificio, ayudando a alterar el ambiente interior. Los elementos móviles de la fachada pueden ser programados para responder a factores climáticos u otros factores ambientales, tiempo, niveles y tipo de ocupación y así sucesivamente para mejorar el rendimiento y la eficiencia.

Oxford Street Debenhams

Con los avances en sensores, materiales y tecnología de gestión de edificios, los diseñadores son cada vez más capaces de considerar los componentes cinéticos como soluciones de diseño.
Las Torres Al Bahr en Abu Dhabi tiene una fachada controlada por ordenador hecha de paneles tipo paraguas. Estos paneles se abren y cierran a lo largo del día en respuesta al movimiento del sol, dando un sombreado óptimo y permitiendo que la luz entre al edificio según sea necesario.
El estudio de diseño WHITEvoid, con sede en Berlín, desarrolló FLARE en 2008. Se trata de una membrana de reflexión ambiental cinética, lo que significa que un edificio podría tener una “piel viva”, permitiendo que la fachada respire en respuesta al medio ambiente. Las escamas de acero inoxidable inclinadas por los cilindros neumáticos actúan para reflejar la luz natural lejos del edificio, manteniendo un ambiente interior cómodo durante tiempo caliente.
Construido para la Expo 2012, el Pabellón Temático EXPO en Corea del Sur, ‘respira’ a través de la biomimicry de la fachada. Los componentes sincronizados mueven 108 láminas cinéticas que son accionadas por los paneles solares.
Las fachadas cinéticas también se pueden utilizar con fines estéticos, para hacer una impresión fuerte, para generar interés, o como parte de exposiciones de arte.
La remodelación 2014 de la tienda Oxford Street Debenhams (ver imagen superior) diseñada por Archial Architects, incluyó una pantalla de revestimiento compuesta por 185.000 tejas de aluminio que pueden moverse independientemente con el flujo del viento para crear un efecto fluido o ondulado en toda la superficie, además de proporcionar cierta protección contra la lluvia.

Deja un comentario