Impacto ambiental de un edificio

Impacto visual de estas torres en un entorno natural, impeiden ver la línea del horizonte.

Frecuentemente al hacer referencia a medio ambiente nos referimos al entorno natural que nos rodea, los edificios lo afectan negativamente. Para construir un edificio, en primer lugar, el suelo necesita ser despejado, limpiado y excavado, para sentar las bases del edificio. Esto, en sí mismo, perjudica el entorno natural, los efectos inmediatos son la deforestación, la degradación del suelo, la pérdida de parte de  la flora y fauna del lugar, entre otros.
Luego viene la adquisición de materiales para la construción del edificio. La madera, el vidrio, la piedra, se obtienen de los alrededores, lo que implica la minería, en algunos casos, la deforestación, la erosión del suelo precioso y el combustible y las emisiones contaminantes causadas ​​por el transporte de estos materiales al lugar.
Toda obra civil genera gran cantidad de desperdicios al refinar, colocar, pulir y ensamblar los materiales de construcción.
Por otro lado la incapacidad del edificio para reutilizar recursos, las emisiones de radiación tecnológica y de aparatos como el aire acondicionado, calefacción durará años, por lo tanto el perjuicio al medio ambiente si no se toman las medidas adecuadas seguirá por mucho tiempo.
Hacia el final de la vida útil del edificio, en caso de que sea demolido, las toneladas de residuos generados en la demolición a menos que el tipo de concreto sea reutilizable al igual que otros materiales de construcción.
Otro impacto ambiental de un edificio y ese perdurará por muchísimo tiempo, es la contaminación visual y la intromisión del edificio en el espacio natural como el cielo, el aire y la línea del horizonte.
Justamente en algunos espacios naturales vírgenes, con muchísima biodiversidad, flora y fauna, restos arqueológicos, grandes gobernantes los han declarado esos espacios Parques Nacionales para evitar la intromisión de construcciones realizadas por el hombre para no dañar definitivamente el espacio tan valioso creado por la naturaleza.
Construir un edificio es un trabajo serio y no debe ser realizado sin tener en cuenta su contexto al sitio ya la gente que habita en él y las áreas circundantes. Los edificios pueden convertirse en los hitos de un lugar, pueden inspirar asombro y admiración, pueden mezclarse en su entorno y apenas pueden ser visibles o también pueden causar malestar e incomodidad, a su entorno y a la gente.
Por ejemplo el Hotel Taj en Chandigarh, India, que debido a los estrictos estatutos de la ciudad, no podía destacar y fue construido para fusionarse con todos los otros edificios, por lo que uno nunca podría distinguirlo de un edificio de oficinas o un punto de venta de la fachada exterior.
El famoso edificio Walkie Talkie en Londres que tenía un exterior cóncavo curvilíneo que estaba hecho de vidrio reflectante. Esto causó que los rayos del sol convergieran en un punto que causaba calor extremo que incluso quemó las puertas delanteras de las tiendas circundantes y derritió a un desafortunado Jaguar que estaba estacionado en el edificio en menos de una hora. Eso es un caso extremo de cómo un edificio puede afectar su medio ambiente.

 

Deja un comentario