La construcción azteca

Hace 700 años, una tribu de nómades construyó el imperio más grande que conociera América en tan solo 200 años.
Los aztecas tenían la mejor tecnología del continente. Acueductos, palacios, pirámides y templos se alzaron para sus dioses y como testimonios de poder para la humanidad.
El mayor logro de los aztecas fue su capital que fue llamada la Venecia de América por los conquistadores españoles.
Los aztecas realizaban sacrificios humanos en la parte superior de sus templos. Extraían el corazón de la persona y lo exhibían al sol, para que nunca dejase de salir.
La ciudad donde se asentaron los aztecas se llamó Tecnochtitlán.
Teotihuacán o ciudad de los dioses, con magníficas pirámides, a 40 kilómetros de allí, fue la más impresionante de la mesoamerica precolombina. Creían que era donde yacía el sol aunque estaba en ruinas en la época de los aztecas.
El lugar que más veneraban los aztecas de Teotihuacán es la Piramide del sol: contiene 765 mil m3 de tierra y piedra con la misma base que la pirámide de Giza en Egipto. Creían que Teotihuacán había sido creada a imagen de los dioses. Fue esa imagen la que intentarían  reproducir en la creación de Tenochtitlán en el siglo XV.
Dado que se encontraba sobre tierras pantanosas, los aztecas tuvieron que idear un sistema de construcción para construir sin cimientos.
Los aztecas anclaron los edificios al suelo usando un sistema de pilares de madera. Cortaban estacas de 10 metros de largo por 10 cm de ancho y las clavaban en el suelo blando. Los pilares se rodeaban de pidra volcánica para añadir fuerza, entonces podían hacer muros por encima de esa base sin problemas.

construccion-azteca
El que las pirámides no se inclinaran ni se hundieran habiendo sido construidas en el barro, es una proeza de la ingeniería.
Tenochtitlan era una ciudad isla y los lagos circundantes eran poco profundos. Con el tiempo los aztecas idearon una serie de pasos elevados de hasta 14 metros de ancho que conectaban la ciudad con la tierra firme. Los pasos estaban sostenidos sobre pilares de madera como los que sostenían los templos y otros edificios. Para hacer un paso se ponían dos filas de estacas. Luego se rellenaba el espacio del medio con piedras y tierra hasta que sobrepasara el nivel del agua en varios metros. Eso permitía a la carretera o paso soportar muchisimo peso.

pasos-aztecas
Estas carreteras permitieron transportar material más pesado para la construcción. Lo que implicaba un nuevo reto. Aún no existía la rueda así que los humanos tenían que hacerlo todo.
Los bloques de piedra para las pirámides los cargaban utilizando la fuerza una gran cantidad de hombres posiblemente usando troncos como rodamientos.

construccion-azteca2
Los pasos también posibilitaron una forma de introducir agua potable a Tenochtitlán. Quisieron usar el agua de los manatiales y llevarla a Tenochtitlán y para ello necesitaron de acueductos.
En el 1428, los aztecas declararon la guerra a sus caciques, los tepanecas, que les impedían el progreso y quienes dominaban los manantiales y les impedían extraer el agua. Los aztecas masacraron a sus oponentes y según los historiadores fue allí donde comenzó el imperio.
Tras conquistar el valle de México, los aztecas se centraron en llevar agua potable a su ciudad en expansión.

El acueducto azteca
El acueducto tenía dos canales, cada uno con 1,20 metros de alto por 1 metro de ancho. Uno se mantenía con agua limpia y en el otro fluía el agua. En la ciudad el agua se distribuía a fuentes públicas y embalses y se distribuía en jarras de barro.

acueducto-aztecaEn 1449 el imperio tenía 15 millones de habitantes. En el corto periodo de 100 años los aztecas cambiaron
Tecnochtitlán luchaba permanentemente con el agua. Aunque dominaban militarmente, su ciudad isla era vulnerable a las inundaciones. Y uno de los primeros proyectos del nuevo emperador del gran imperio, Moctezuma fue proteger a la ciudad de inundaciones.
La civilización azteca dependió de la genialidad de sus ingenieros para sobrevivir. Moctezuma solicitó ayuda a su aliado, Nezahualcóyotl (1402 – 1472) parap proteger la ciudad que estaba reconstruyendo en el lago. Nezahualcóyotl diseñó algo que lo convertiría en el mejor ingeniero del continente. Su plan era crear una zona de seguridad alrededor de la ciudad. Un enorme dique que protegería Tenochtitlál y a sus habitantes. Con una longitud de 16 kilómetros, al este de la ciudad desde el extremo sur del lago y hasta el norte. Los muros fueron un trabajo de cestería hechos de palos, juncos, piedras y tierra. El dique tenía 3, 70 de alto y 8 metros de ancho. El dique se remató con compuertas que al bajar controlaban el nivel de agua.

dique-Nezahualcoyotl

dique-Nezahualcoyotl-aztecas Con el dique también protegían que se mezclara el agua salada con el agua dulce del oeste del lago.
Otro gran descubrimiento de los aztecas fueron las chinampas. Se trata de un sistema que les permitió crear tierra nueva para cultivar alimentos. Son mini islas artificiales construidas sobre los lagos de 90 metros de largo por 10 metros de ancho.
chinampas-aztecas
Las chinampas se construían tejiendo una red de palos que flotaban en el agua y aplilando juncos y hiernas por encima. Después se sacaba fango del lecho y se ponía encima de los juncos para formar la chinampa. Entre 4 y 6 hombres tardaban hasta 8 días en construir una chinampa media. A diferencia de los sembradíos de tierra firme, las chinampas eran altamente productivas. Gracias a esta tecnología, Tenochtitlán pasó de ser una ciudad tribal a una ciudad-Estado dominante y próspera.
Dominando cada vez más territorio los aztecas crearon una red de carreteras muy extensa. A finales del siglo XV la demografía azteca había explotado. El nieto de Moctezuma, Ahuitzotl (1486-1502) llevaría el imperio a lo más alto de su historia.

imperio-azteca-siglo15Los aztecas construyeron una red de superautopistas que conectaban México central. Corredores de relevo se apostaban cada 8 kilómetros para llevar mercadería, como una especie de correo hombre a hombre llevando mensajes y bienes desde la costa del Golfo hasta Tenochtitlán a 320 kilómetros en tan solo 24 horas. Más rápido que el servicio postal actual.
Con el imperio en su máximo esplendor, los aztecas se embarcaron en el mayor proyecto de construcción hasta ese momento. Una pirámide gigante en el mismo centro de Tenochtitlán, el símbolo de poder absoluto. Se la llamó Templo Mayor.
La base de la pirámide tenía 75 metros de fondo, por 100 metros de ancho y se elevaba a una altura de 15 pisos. Había al menos 117 escalones en dos escaleras que subían 60 metros y que llevaban a los templos donde se veneraban a los dioses de la lluvia, y de la guerra. La pirámide crecía al tiempo que lo hacía el imperio. Cada piso se añadía la piso anterior.
El Templo Mayor se construyó con una piedra llamada tezontle que es volcánica y pesa muy poco. Eso evitaba que el templo se hundiera. Para los suelos y paredes los aztecas aplicaron un revoque de cal que es tan duro como el cemento moderno y ha perdurado 500 años.

cal-aztecaLos albañiles aztecas tardaron décadas en completar su monumento a los dioses. El monumento estuvo enterrado hasta 1978  cuando una compañía eléctrica realizó excavaciones y descubrió las ruinas del templo.
Durante el reinado de Moctezuma II, por el año 1520, llegaría a los dominios aztecas el colono español de 18 años Hernán Cortés. En pocos meses, el imperio azteca llegaría a su fin.

moctezuma-y-cortes
Según cuentan los historiadores, cuando los españoles llegaron a la ciudad se maravillaron por su esplendor. En el centro de la ciudad se alzaba el colosal palacio del emperador Moctezuma II era un edificio que se extendía por las tres hectáreas contiguas al gran Templo. Todos los días se reunían 300 nobles en el palacio de Moctezuma para oir las palabras del emperador.

palacio-moctezuma

La ciudad de Tenochtitlán en el siglo XVI.

La ciudad de Tenochtitlán en el siglo XVI.