¿Qué es el minimalismo?

El minimalismo es una tendencia de la arquitectura que se caracteriza por la simplicidad en sus formas.
Los orígenes de la corriente minimalista se dan en Alemania, a partir de la década del ’20. A través del arquitecto alemán Ludwig Mies Van Der Rohe y su manifiesto titulado “Less is More” (Menos es Más) en el que atribuye que todas las cosas deben ser reducidas a lo esencial.
Director de la Escuela de Bauhaus, fue el artífice del Edificio Seagram de Nueva York, en 1958. Construido en hierro y vidrio, este rascacielos de formas simétricas es considerado una de las obras más significativas del siglo XX.
Los preceptos básicos del minimalismo son la abstracción, la utilización de colores puros, formas simples y geométricas y un sentido de la unidad en pos de la combinación de los objetos.
La austeridad de los ambientes es uno de los rasgos distintivos del movimiento, a la vez que se destaca una preocupación por las formas geométricas y rectilíneas.
En 1956 el crítico Richard Wolheim utilizó por primera vez la palabra “minimalismo”, como el fenómeno de reducción racional que se experimentaba en varias ramas del arte y la arquitectura.

minimalismoLa arquitectura minimalista tuvo su época de esplendor en Londres y Nueva York, durante la década del ’70. En el diseño de boutiques de ropa como Calvin Klein y Armani se vieron los primeros estilos, con amplios ambientes decorados con sencillez y el predominio del color blanco en sus paredes.
Arquitectos como Peter Marino, Daniel Rowen y Michael Gabellini fueron los responsables del diseño de estos espacios, que sirvieron de referencia para el diseño de otros espacios públicos como las galerías de arte.

El fenómeno de la expansión del minimalismo tuvo repercusión en arquitectos contemporáneos como Tadao Ando, Campi & Pessina y el español Alberto Campos Baeza.

Tadao Ando, arquitecto japonés, combina elementos del minimalismo con la antigua tradición de sus orígenes, gracias a la utilización de elementos naturales como el agua y la luz. En su porfolio, lo simple y lo complejo conviven en un mismo diseño.

La Fundación Pullitzer en Saint Louis (Estados Unidos), el Templo de Agua en Tsuna (Japón) y el Pabellón Japonés en la Expo Sevilla ’92 son sus obras más reconocidas.

Otro exponente de la arquitectura minimalista es el portugués Eduardo Souto de Moura. En sus obras busca facilitar la vida de las personas, gracias a la construcción de viviendas unifamiliares de una y dos plantas.

Paños de vidrio, hormigón, madera y acero se combinan en una estética con espíritu. En su ciudad de origen (Oporto) se encuentran varias de sus realizaciones, provistas de una economía de recursos y adhesión por el estilo funcional de las viviendas.

Titular Catedrático de la Escuela de Arquitectura de Madrid, Alberto Campo Baeza es el diseñador de varias obras reconocidas en el mundo, como la Caja de Granada y el Museo de la Memoria de Andalucía.

Sus rasgos despojados de excesos, constituyen su sello de distinción. Destaca la importancia de la luz natural en sus publicaciones, como en su libro “La Idea Construida” (2006).

Construir es levantar ideas, dice Campo Baeza. Esos espacios deben ser geométricamente proporcionados, con trazos expresivos y el uso de la luz para vencer la gravedad del ambiente.