Arquitectura budista

La arquitectura budista tiene sus raíces en suelo indio, el lugar de nacimiento de las enseñanzas de Buda. La arquitectura budista comenzó con el desarrollo de varios símbolos, representando facetas de la vida de Buda (563 a.C al 483 a.C.). Por primera vez fue el emperador indio Ashoka quien no sólo implantó el budismo como religión oficial de su largo imperio Magadh.
La arquitectura budista es bien distintiva y las esculturas como las estupas, pagodas, monasterios y cuevas han sido espectadoras de diferentes eras cuentan las fases del período budista.

Cuevas budistas

Las cuevas son las forma más primitiva de arquitectura budista. También son conocidas como monasterios de piedra cortada que los hacían con la spiedras de los valles. Las cuevas budistas comenzaron a construirse en el 100 a.C. En India la cueva más significativa es la de Ajanta cerca de la moderna Aurangabad. Los monjes budistas indios llevaron este arte de cueva a China, donde los primeros templos cueva fueron construidos en el siglo 4 en Dunhuang o Tun-Huang donde fueron decorados con relieves, pinturas e imágenes de piedras de Buda o las Bodhisattvas.

Estupas

Las estupas budistas son un monumento en forma de domo usado para albergar reliquias budistas o para conmemorar hechos significantes del budismo. Se cree que en Myanmar o Burma son los lugares donde más estupas hay. En India el mejor y más preservado lugar está en Sanchi donde se puede encontrar una amplia variedad de arte y arquitectura budista desde el siglo III antes de Cristo al siglo 12 de nuestra era.

Pagodas

pagoda-budista

Pagoda budista de China.

Las pagodas son el principio de la arquitectura budista usadas en las torres budistas religiosas erigidas para conmemorar temas. Las pagodas para el budismo son símbolos de los cinco elementos del universo: tierra, agua, fuego, aire y eter y junto con ellos, el factor más importante: la consciencia que es la última realidad.
Los budistas tempranos comenzaron a usar el real símbolo de la pagoda, construyendo una estructura similar a un paraguas para simbolizar a Buda y que pronto cumplieron la función de estupas. En el III siglo a.C. el emperador indio Ashoka que se había convertido al budismo promocionó las pagodas construyendo nada menos que 84.000 en toda la India y a partir de allí las pagodas han sido un elemento importante en países que practican el budismo: China, Japón, Corea, India y el sudeste de Asia. Myanmar tiene la pagoda Mahamuni una de las pagodas más importantes de Mandalay qiue tiene una estatua antigua de Buda llevada ahí por el rey Bodawpaya en 1784. Las pagodas indias llenas de tallados y esculturas tiene forma piramidal con la forma cónica de vértice, mientras que las de China y otras regiones de Asia son pagodas estereotipadas con techos curvos de baldosas y hacia arriba.

Templos y Monasterios

Los templos budistas y monasterios encontrados en todos los países budistas son otro ejemplo distintivo de la arquitectura budista. Uno de los templos budistas más importantes es el Mahabodhi en Bodh Gaya el lugar de la ilustración de Buda.
Otros templos budistas más importantes de la India, que son buenos ejemplos de la arquitectura india de oro, están en Sanchi (450 dC), Taxila y Sarnath. Del mismo modo, otros templos como los de Camboya (el famoso templo de Angkor Wat), Sri Lanka, Tailandia, China y Japón presenta un excelente ejemplo de la arquitectura budista. Japón se jacta de ser la mayor concentración sobreviviente del arte budista y la arquitectura en sus 80.000 templos, la mayoría de los cuales conservan sus características originales ya desde el período Nara (710 CE – 794 CE).
En segundo lugar, monasterios, una morada para la comunidad de monjes, presenta buen ejemplo de la arquitectura budista y la espiritualidad budista carismático. En la India, las ruinas de la universidad monástica de Nalanda y los antiguos monasterios en Sarnath, cuyas ruinas todavía están presentes junto con algunos de los más recientes, todavía representa el pasado de oro del budismo y el estilo arquitectónico desarrollado en la India. El tibetana, monasterios japoneses y chinos, junto con los demás presenta un estilo muy distintivo de la arquitectura con espléndido uso del color y la ornamentación. El uso de imágenes, pinturas, thangkas y mandalas en estos monasterios produce rica iconografía no sólo arquitectónicamente, pero artísticamente también.