Arquitectura y diseño

La arquitectura y el diseño no siempre fueron dos actividades hermanadas, en la historia de  la humanidad no siempre estuvieron relacionados. Al principio, en los comienzos del hombre se puede decir que el diseño estaba en la mente de los hombres, que lo que salía de sus cabezas era lo que intentaban plasmar en la realidad. Más adelante, en las casas romanas tenían algún diseño previo, un boceto y este puede ser considerado el comienzo del diseño arquitectónico tal como lo conocemos hoy. No hay escritos o planos encontrados del Partenón o de las grandes edificaciones griegas.

arquitectura-y-diseño
Lo que se sabe, es que en la construcción de la ciudad de Florencia, llevada adelante por Brunelleschi, el primer arquitecto renacentista, este tuvo que presentarle bocetos al Obispo de Florencia a fin de que aprobase las obras.
A partir de allí los planos, bocetos estuvieron más ligados a la parte previa de la presentación de una obra arquitectónica. A diferencia de la era prehistórica, ahora había que plasmar lo que el arquitecto tenía en mente en un papel y llevar este documento que sería evaluado y modificado incluso por otros arquitectos. Este nuevo procedimiento le dió a la ciencia de la construcción y el diseño otro carácter. Con los primeros planos y diseños se pudieron diseñar y construir ciudades de la nada y aplicar conocimientos de las ciencias exactas como la geometría, las matemáticas, la ingeniería  y el cálculo fueron vitales para ello.
Arquitectura y diseño también se relacionan en cuanto al diseño interior o a la arquitectura de interiores. El diseño interior es tan importante como el diseño exterior por lo tanto existe una especialidad, el arquitecto interior que se ocupa exclusivamente de diseñar como serán los interiores de un edificio, o bien realizar remodelaciones y ampliaciones. Esta es una nueva especialidad dada la complejidad del trabajo, que se estudia en varias universidades de Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, Holanda; arquitectos exclusivamente dedicados a diseñar, proyectar los espacios interiores.

arquitectura-y-diseño02
En cuanto a la hermenéutica de los términos arquitectura y diseño, existe a veces algo de confusión entre los dos términos y su respectivo rol en los negocios. Según los especialistas, la arquitectura se enfoca hacia la estrategia, estructura y propósito, hacia lo abstracto. El diseño se enfoca hacia la implementación y la práctica, hacia lo concreto. La mayoría de los diseñadores y arquitectos hará los dos tipos de trabajos, pero la mayoría se describiría tanto como diseñador y como arquitecto de acuerdo a como se presente frecuentemente.
La arquitectura sin diseño no es nada, puede permanecer por siempre en un mundo en busca de abstracciones cada vez más finas y más idealizadas. El diseño sin la arquitectura tiende a buscar soluciones optimizadas exclusivamente para una sola tarea en un contexto técnico, sólo para las técnicas y las tecnologías actuales.
Tanto la arquitectura y el diseño son esenciales. Sólo podemos llegar a soluciones adecuadas, útiles, fáciles de mantener mientras la arquitectura y el diseño lleguen a un equilibrio apropiado.

arquitectura-y-diseño03
Una de las razones por la que los buenos arquitectos son relativamente raros de encontrar es que, para trabajar bien, la arquitectura debe cubrir un ámbito cada vez más amplio, que une a través de más y más disciplinas, y aún así permanecer conectada a tierra, a la inmediatez de la práctica cotidiana. Los diseñadores necesitan sólo concentrarse en una tarea individual y manual.
Hay muchisimos buenos diseñadores por ahí; y un buen arquitecto sabrá cómo identificar, utilizar y respetar sus habilidades. Por desgracia, muchos diseñadores – incluso los buenos – a menudo consideran la arquitectura como un obstáculo para la realización de su trabajo. Lo cual, desde esa perspectiva, un error si el diseñador tiene el foco en realizar su trabajo sin tener en cuenta el propósito o adecuación de la obra en el primer lugar. Un buen diseño se trata de hacer las cosas bien; la buena arquitectura trata de asegurar que el diseño haga las cosas bien.
La arquitecta, entendida como proceso arquitectónico, las aplicaciones de la arquitectura, la seguridad en la arquitectura, la tecnología de la arquitectura, limitan el alcance de arquitectura dentro de los límites predefinidos.
Por definición, las habilidades de un diseñador debe conducir a resultados prácticos y concretos, y por lo tanto deben ser susceptibles de formación y evaluación del tipo de certificación.
Por definición, las habilidades arquitectónicas pueden cubrir casi cualquier ámbito, y por lo tanto no son susceptibles de una certificación simple. Un resultado lamentable es que no hay manera fácil de identificar un buen arquitecto que no sea por su trabajo a lo largo de la historia, la experiencia y la actitud general: una certificación indica solamente que la persona tiene alguna comprensión de la teoría, pero no necesariamente de la práctica.