Arquitectura y medio ambiente

arquitectura- medio ambiente

La edificación debe respetar el medio ambiente y dejar el ámbito en iguales o mejores condiciones ambientales que antes.

Diseñar y construir una pieza arquitectónica requerirá mucha inspiración y creatividad. A ese proceso de creación hay que sumarle nuevas perspectivas.
Pero el pragmatismo arquitectónico muchas veces no ha tenido en cuenta el medio ambiente donde se ubicará esa edificación.
La sostenibilidad es la palabra clave a la hora de analizar la relación entre la arquitectura y el medio ambiente.
La arquitectura bioclimática es un tipo de diseño que aprovecha al máximo los materiales naturales junto con las condiciones climáticas para reducir el uso de energía para alimenar mecanismos como los de calefacción, refrigeración o bombs de agua.
La utilización de materiales de construcción sustentables es la clave de la arquitectura bioclimática.
En las universidades de Australia, Reino Unido y Estados Unidos y los programas de carrera incluyen aplicaciones con energías renovables, el uso de materiales de construcción en forma responsable, el diseño solar pasivo y numerosos conceptos para crear no sólo construcciones amigables con el medio ambiente sino centros urbanos sostenibles.
Frente a los desafíos de crear un nuevo proyecto, si no hay una exigencia estatal que muchas veces no la hay o es muy débil, pocos arquitectos ponen el foco en el cuidado medio ambiental.
La sostenibilidad en arquitectura plantea que una vez finalizada la obra y cuando inicie su funcionamiento el daño o perjuicio al medio ambiente debe ser el menor posible.
Numerosos conceptos como contaminación a causa de los desechos de la obra, la contaminación visual de la obra que quizás roba la vista que la comunidad tenía hacia un lago o un río, la contaminación sonora durante la obra, la tala de árboles, la extirpación de árboles o plantaciones locales y la replantación de especies foráneas, entre otros aspectos no amigables con el medio ambiente, jamás son tenidos en cuenta.
El arquitecto responsable con el medio ambiente debe ponderar estos aspectos con la misma importancia que evalúa presupuestos, rendiciones contables o la contratación de trabajadores.