Construcción bizantina

Los primeros cristianos no habían edificado grandes construcciones pero cuando el emperador romano Constantino fundó Constantinopla la “nueva Roma” en el 330 esto produjo un cambio dramático en la construcción.
Las primera gran iglesia cristiana en Roma y en la península italiana estaban basadas en basílicas.
El ejemplo más notable sería la Basílica de San Pedro fundada por el propio Constantino en el 330. Fue más tarde demolida para construir la Basílica actual. Por suerte muchas iglesias sobrevivieron como la iglesia del siglo V Santa Sabina y Santa María Maggiore. De todas formas la nueva arquitectura traída por el cristianismo romano evolucionó más lento en Constantinopla. No fue hasta el reinado de Justiniano (527-565)  que ocurrió algo radical: encargó la construcción de la iglesia Hagia Sofía.

La influencia de Hagia Sofía

Hagia Sofía en Estambul.

Hagia Sofía en Estambul.

Hagia Sofía conjugó los estilos oriental y occidental y en el proceso produjo uno de las construcciones más importantes. La iglesia es tan especial porque rompe completamente con la arquitectura de columnas. Su espacio interior  cubierto por un domo gigante fue lo más grande y sin interrupciones posible para lo que permitía la tecnología del momento. El domo colapsó en 537 pero fue reconstruido en 563. Los arquitectos Isidoro de Mileto y Anthemio de Tralles crearon un nuevo edificio magnífico. Cuando Justiniano entró en la iglesia que ya estaba terminada, gritó llorando: “Salomón, te he superado!”, refiriéndose al templo de Salomón en Jerusalem destruido por los romanos en el año 70 a.C. La influencia de Hagia sofia se expandió hacia Italia, a lo largo de Grecia y Turquía y a través de Rusia. Fue la base de las mezquitas del siglo XVI diseñadas por Sinan, mucho después de la caída de Constantinopla por los turcos y Hagia Sofía se convirtió en una mezquita rodeada de minaretes.
Una fusión  de los estilos  gótico y bizantino se puede apreciar en la Catedral San Marcos en Venecia, Italia que en parte está basada en Hagia Sofía y en la Basílica de los Apóstoles ambas en Constantinopla.