Crecimiento urbano

Segun Unicef el crecimiento urbano, es el aumento relativo o absoluto del número de personas que vive en las ciudades. El ritmo de crecimiento de la población urbana depende del aumento natural de la población urbana ya sea por la migración de personas desde las áreas rurales a la ciudad o por la reclsificación de áreas rurales en áreas urbanas.
El crecimiento urbano es un tema de estudio en numerosos gobiernos por ser un fenómeno que requiere de políticas públicas claras para asegurar la calidad de vida de las personas.

crecimiento-urbano

La ciudad de Hong Kong.

Impacto del crecimiento urbano para el medio ambiente
La conversión de la superficie terrestre de la Tierra para usos urbanos es uno de los impactos humanos más irreversibles en la biosfera mundial. Se acelera la pérdida de tierras de cultivo altamente productivas, afecta a la demanda de energía, altera el clima, modifica el espectro hidrológico y los ciclos biogeoquímicos, los fragmentos de hábitats, y reduce la biodiversidad (Seto et al., 2011) Vemos estos efectos en múltiples niveles. La urbanización futura representa una amenaza directa para los ecosistemas de alto valor. Dentro de las ciudades, la naturaleza del crecimiento urbano es también un determinante importante de la vulnerabilidad habitantes de las ciudades al estrés ambiental (Güneralp y Seto, 2008).
Los impactos ambientales de la expansión urbana van más allá de las propias zonas urbanas. En las zonas de rápida urbanización, la agricultura se intensifica y el restante suelo no urbanizable es probable que se expanda a nuevas áreas, ejerciendo presión sobre los recursos de tierras (Jiang et al., 2013). Por otra parte, las zonas urbanas cambian los patrones de precipitación a escalas de cientos de kilómetros cuadrados (Kaufman et al., 2007). La expansión urbana afectará el clima global. La pérdida directa de la biomasa de la vegetación de las zonas con alta probabilidad de expansión urbana se prevé que contribuye con un 5% del total de emisiones de la deforestación. (Seto et al., 2012). El alcance y la magnitud de estos impactos es aún no se ha investigado completamente. Aunque muchos estudios han descrito cómo la urbanización afecta a las emisiones de CO2 y los balances de calor, como la teoría de la isla de calor urbana,  los efectos sobre la circulación de agua, aerosoles, y nitrógeno en el sistema climático sólo están comenzando a ser entendidos (Seto y Shepherd, 2009).

Deja un comentario