Madera de algarrobo

La madera de algarrobo se extrae del árbol de igual nombre y se caracteriza por su dureza, fortaleza y color que varía del castaño claro al oscuro.

Empleada tanto para la construcción de viviendas como para la elaboración de postes, aperturas, pisos, muebles interiores o exteriores y objetos decorativos. Antiguamente, las calles de Buenos Aires estaban pavimentadas con adoquines de algarrobo.

Característico de diseños tradicionales, rústicos y campestres, es adoptado por quienes desean un mueble noble y duradero. Actualmente, al haber avanzado las técnicas para utilizarlo, puede ser encontrado en todas las variantes de estilos desde clásicos a modernos. El algarrobo es reconocido fácilmente en los trabajos de madera por el peso del material.

placard en algarrobo

Modular en madera de algarrobo

Las especies más empleadas para la producción de madera son Prosopis alba, Prosopis chilensis, Prosopis flexuosa y Prosopis nigra, cada una con particularidades diferentes para su trabajo en términos de resistencia y secado.

Existen alrededor de 45 especies de Algarrobo en el mundo, especialmente en las zonas áridas y secas. Ya era usado por las poblaciones originarias de América, el algarrobo autóctono o “tacco” en quechua, es llamado así por el parecido que los españoles en la época colonial encontraron entre esta especie y el algarrobo europeo.

vasijas en madera de algarrobo

Vasijas en madera de algarrobo