Mosaiquismo

El arte del mosaiquismo se basa en la confección de obras mediante la unión de diferentes piezas sobre un soporte. Se realiza con pequeñas piezas de piedra, cerámica, terracota, vidrios de varios tamaños u otros materiales similares de diversas formas, texturas y colores. Cualquier obra realizada con fracciones de materiales iguales o diversos tiende a llamarse mosaico, por extensión se llama mosaiquismo a la técnica que permite materializar los mosaicos.

Desde la Edad de Bronce hasta el siglo XXI la finalidad fue lograr dibujos y diseños distintos a piezas originales. Los mosaicos tienen un origen muy antiguo. Se han hallado mosaicos en Creta, Mesopotamia, y por supuesto en Grecia, Roma y el Imperio Bizantino.

El mosaiquismo en paredes es una gran manera de obtener color, textura y profundidad en las decoraciones. Los diseños de mosaiquismo pueden ser tranquilos en términos de diseño y color, en algunos casos se emplea la mezcla de varios tonos de sólidos para ajustar la finalidad decorativa.

mesa mosaiquismo

Dado que el mosaico es fácil de lavar es de uso frecuente en el área de la cocina. Los cuartos de baño no son la excepción, azulejos y vidrio satinado dan a la habitación un toque especial que puede ser a la vez hermoso y funcional.

El mosaiquismo no son sólo píxeles, puede crear varias figuras y formas abstractas de azulejos de colores y vidrio. Se puede crear un estilo repetitivo con varios tipos de azulejos de diferentes colores, logrando un diseño fresco y con clase.

Los accesorios tales como tazones decorativos, botellas y otros recipientes se pueden decorar con técnicas de mosaiquismo.