Arquitectura Bizantina

El Imperio Bizantino es la continuación del Imperio romano en el mediterráneo oriental. Se constituyó en 395 cuando el emperador itálico Teodosio I El Grande dividió el imperio romano entre sus dos hijos: Arcadio y Honorio, dejando al primero el  Imperio de oriente. Después de la caída del imperio romano de occidente en manos de los bárbaros Constantinopla se transformó en la capital cultural por excelencia del mundo occidental. En Constantinopla tuvo auge la arquitectura bizantina.
El arte bizantino es una confluencia de estilos griegos, helenísticos, romanos y orientales. El arte bizantino es continuador del arte paleocristiano oriental.

arquitectura-bizantina

Santa Madre Sofía o Hagia Sophia en Turquía.

Constantinopla o ciudad de Constantino, capital del imperio, en honor al emperador que instauró el cristianismo como religión oficial del imperio, hizo que el arte y la arquitectura bizantina destacaran por una prolífica ejecución de iglesias, capillas, mausoleos y   monasterios.
La utilización de material en la arquitectura bizantina fue pobre (piedra y ladrillo solamente) en el exterior, pero en el interior las catedrales estaban recubiertas con materiales lujosos como mosaicos con teselas, mármoles, cerámica vidriada y láminas de oro y plata que le dieron a los templos una influencia oriental.

hagia_sophia_interior

Interior de la Basílica Hagia Sofía.

Se destacó el uso de cúpula sobre pechinas, es decir, triángulos esféricos que facilitan el paso de la planta cuadrada a la circular de la cúpula, que simbólicamente es una imagen del cielo. También del mundo romano y paleocristiano, los arquitectos bizantinos tomaron el uso del arco de medio punto y la columna con un capitel troncocónico muy decorado, generalmente con motivos vegetales o geométricos, labrado a trépano y encima del cual hay un cimacio, pieza de forma trapezoidal.
Hay una gran variedad de plantas en las construcciones bizantinas. La arquitectura bizantina muestra preferencia por la planta central pero también hay edificios de planta basilical y de cruz griega (con los brazos iguales). El arte bizantino presenta 3 influencias: el cristianismo incipiente, el racionalismo griego y el Islam. Durante este período surge el movimiento iconoclasta en el siglo VIII porque un sector del clero se alarma porque los fieles adoran imágenes y deciden destruirlas.
La arquitectura bizantina está dividia en tres períodos: la primera edad de oro, la segunda  y la tercera.

Primera edad de oro de la arquitectura bizantina

En el siglo VI y VII  se realizaron muchas obras en Constantinopla. Allí el emperador Justiniano hizo construir la Iglesia de Santa Sofía, la obra maestra del arte bizantino. Otro lugar donde se aprecia la arquitectura de esta época es Ravena. En Sinaí, Egipto, se construyó el  Monasteiro de Santa Catalina. Su nombre original fue monasterio de la Transfiguración del Señor. En estos dos primeros siglos podemos hablar de la primera edad de oro de este arte en el que el emperador Justiniano fue  su principal impulsor.

Segunda edad de oro de la arquitectura bizantina

Pobre en monumentos este período comienza en 850 y perdura hasta 1204 cuando Constantinopla es conquistada por los cruzados. Es la etapa donde se consolidan los aspectos formales y espirituales del arte bizantino, la verdadera etapa creadora y definitoria.

Tercera edad de oro de la arquitectura bizantina

La tercera edad de oro abarca el período entre SXIII y XV coincidiendo con las dinastías de los Comnenos y los paleólogos. Predominaban las plantas de iglesias cubiertas con cúpulas abulbadas sobre tambores circulares o poligonales.

Al período de los Comnenos pertenece:

El Elmali kilise en Capadocia
En Constantinopla, la iglesia del Pantocrator (hoy conocida como Zeyrek Camii) y la iglesia de Theotokos Kyriotissa (Virgen del Trono) conocida hoy como Kalenderhane Camii
Igualmente se han conservado numerosas iglesias en el Cáucas, Rusia, Bulgaria, Sebia y otros países eslavos, al igual que en Sicilia (Cappella Palatina del Palazzo dei Normanni) o Venecia (Santa María de la Asunción en Torcello).

Al período de los Paleólogos pertenecen:

Una docena de iglesias en Constantinopla, especialmente San Salvador de Chora y Theotokos Pammakaristas (Santa Madre de Dios). Una característica de todas ellas es la de no acentuar la verticalidad, primando la estructura horizontal, lo que no las dota de la magnificencia de otras iglesias de Constantinopla.
Santa Sofía de Trebisonda
La iglesia de los Santos Apóstoles de Salónica del siglo XIV
La iglesia de Mistras, en el Pelopones
Algunos monasterios del Monte Athos

Iglesia Elmali Kilise

Iglesia de la Virgen del Trono


Construcciones destacadas de la arquitectura bizantina:

La Iglesia de la Asunción del Kremlin
Hagia Sofia en Estambul
Plaza de San Marcos en Venecia.

 

Deja un comentario