Arquitectura futurista

El movimiento futurista de arquitectura existió entre 1909 y 1944 a pesar de que perdió fuerza desde la muerte de Umberto Boccioni en 1916. Los futuristas estaban interesados en todo lo nuevo. También estaban interesados en todo lo relacionado con la tecnología y en eliminar todo rastro del pasado.

Esta combinación de intereses, orientó a los futuristas a las ciudades.
Antonio Sant’Elia fue el primer referente de la arquitectura futurista. Nació en 1888 en Italia donde se preparó y se desarrolló como constructor. Ya en 1914 estaba influenciado por las ideas futuristas.

Antonio Sant’Elia escribió el Manifiesto futurista de arquitectura en 1914, Este escrito era una consolidación de las ideas desarrolladas previamente en Mesaggio, otro documento.

El Manifiesto de la arquitectura futurista, y rechazaba toda conexión con el pasado. Los futuristas abrazaban lo más que podían las nuevas tecnologías. El manifiesto afirma que el uso de nuevos materiales en la construcción de edificios con diseños históricos profana los materiales.

Con el fin de perpetuar su deseo de dejar atrás el pasado a las generaciones futuras el manifiesto fue tan lejos como para recomendar que la arquitectura debe ser construdia con materiales degradables.

Los 4 postulados más importantes de los futuristas eran:

1) Destruir  la adoración al pasado, la obsesión por lo antiguo, la arrogancia académica y el formalismo
2) Exaltar la tecnología, la máquina. Buscar la belleza de la velocidad
3) Conducir los temas hacia la ciudad. La nueva ciudad pensada como una máquina en movimiento
4)  Reforzar el comportamiento original sobre la base de audacia, el coraje, y la rebelión como elementos esenciales de la transformación artística.

En la actualidad son numerosos los edificios que responden a los preceptos futuristas.
Entre ellos están el Burj al Arab, la CN Tower, el Crawford Hall, el Dakin Building y el Denver International Airport.

CN Tower

CN Tower de Canadá.