Arte renacentista

El arte renacentista hace al hombre a la medida de todas las cosas. El arte renacentista presupone en el artista una formación científica que le hace liberarse de actitudes medievales y elevarse al más alto rango social. En el arte renacentista, resurgirán tanto las antiguas formas arquitectónicas como el orden clásico, la utilización de motivos formales y plásticos antiguos.

El Nacimiento de Venus

Antecedentes históricos del arte renacentista

El siglo XIV fue un momento de gran crisis; la peste, la guerra de los Cien Años y la agitación en la Iglesia Católica sacudieron la fe de las personas en el gobierno, la religión y el prójimo. En este período oscuro, los europeos buscaron un nuevo comienzo, un renacimiento cultural, un renacimiento.

Orígenes del renacimiento

El Renacimiento comenzó en Italia, donde la cultura estuvo rodeada por los restos de un otrora glorioso imperio. Los italianos redescubrieron las escrituras, la filosofía, el arte y la arquitectura de los antiguos griegos y romanos y comenzaron a ver la antigüedad como una Edad de Oro que contenía las respuestas para revitalizar su sociedad. La educación humanística, basada en la retórica, la ética y las artes liberales, fue impulsada como una forma de crear ciudadanos equilibrados que pudieran participar activamente en el proceso político. Los humanistas celebraron la mente, la belleza, el poder y el enorme potencial de los seres humanos. Creían que las personas podían experimentar a Dios directamente y debían tener una relación personal y emocional con su fe. Dios había creado el mundo, pero los humanos pudieron compartir su gloria al convertirse ellos mismos en creadores.
Estos nuevos movimientos culturales inspiraron a los artistas, mientras que el comercio de Italia con Europa y Asia produjo riqueza que creó un gran mercado para el arte. Antes del Período del Renacimiento, el arte fue en gran parte encargado por la Iglesia Católica, que dio a los artistas pautas estrictas sobre cómo se vería el producto final. El arte medieval era decorativo, estilizado, plano y bidimensional y no representaba el mundo o los seres humanos de manera muy realista. Pero una próspera economía comercial distribuía riqueza no solo a la nobleza, sino también a los comerciantes y banqueros que estaban ansiosos por mostrar su estatus mediante la compra de obras de arte (la Iglesia también siguió siendo una gran patrocinadora de las artes). A los artistas se les permitió una mayor flexibilidad en lo que iban a producir, y se aprovecharon de ello explorando nuevos temas y técnicas.

Deja un comentario

Detectado un bloqueador de publicidad

Ofrecemos contenido gratuito gracias la publicidad. Por favor para continuar, desbloquea el ad blocker.

Refresh