Castillo de Orgaz

El Castillo de Orgaz o también conocido como el Castillo de los Condes de Orgaz es una fortaleza medieval construida en el siglo XIV por orden de Don Pérez Guzmán, Señor de Orgaz. Este tuvo como función la residencia de los Ruíz de Toledo y de los Pérez de Guzmán quienes erán los Señores de Orgaz. Posteriormente, durante el levantamiento comunero, el Castillo de Orgaz fue utilizado por los vecinos de la villa, partidarios del mismo cómo refugio, siendo incendiado por las tropas del Rey Carlos I de España. Está situado en el municipio de Orgaz, al este de la provincia de Toledo, Castilla-La mancha, España.

Castillo de Orgaz

El castillo se encuentra situado en el extremo del sur interior del recinto, que antiguamente estaba amurallado de la población, junto a la ya desaparecida puerta occidental de la muralla de la villa o también conocida como la Puerta de San Marín, y al pie del camino que iba de Toledo hasta Sevilla. Durante varios años ésta edificación fue un elemento clave en funciones defensivas y de vigilancia en la villa y en el respectivo camino.

Castillo de Orgaz3

La construcción se hizo en la Edad Media, durante un periodo de conflicto social y político en el Reino de Castilla, se trata de una edificación fortificada cuya forma y disposición debían tener la función de dar vivienda y protección al Conde de Orgaz y además, operar como elemento de seguridad y vigilancia en la zona. Toda la construcción tiene un carácter altamente defensivo, para contrarrestar la desventaja que suponía estar situado en un llano.

La planta del castillo está fabricada de forma rectangular, una obra de mampostería, e interiormente fabricada de ladrillo, contando con unas dimensiones de 32 metros de norte a sur y de 50 metros de este a oeste, es una edificación de no muy grandes dimensiones, pero con el fin de engañar al visitante, pareciendo más pequeño de lo que en realidad es.

Su torre del homenaje es cuadrilonga ó cuadrangular y cuenta con exactamente 20,50 metros de altura y el ábside semicircular de su capilla sobresale del muro exterior. En lugar de torres, para proteger sus esquinas se colocaron unos garitones volados con sillares, saeteras y modillones, estos fueron coronados con almenas, merlones o huecos estrechos, éstas saeteras y modillones también tienen presencia en el centro de la fachada.

Junto a la torre del homenaje, se encuentra situada la puerta de acceso interior, adovelada con arco de medio punto, con el escudo de linaje de Guzmán posicionado sobre la clave y con una corona de merlones.

Los materiales de construcción para esta edificación fueron ladrillo, mamposería, sillarejo a espejo y sillares en las esquinas como refuerzo.

Una obra sin duda con una estructura muy bien pensada.

 

Deja un comentario