Los áridos en la construcción

Se llama áridos en construcción a aquellos fragmentos de roca, grava (canto rodado, entre otras) y arena que se utilizan para junto con el agua y el cemento- fabricar mortero y hormigón. Los áridos se utilizan también para la fabricación de ladrillos, vigas, aceras, bloques de hormigón, etc.
Por ejemplo los tipos de arena se utilizan para mezclar con cemento y fabricar mortero de todo tipo de usos, principalmente trabajos de albañilería básicos como unir ladrillos o bloques.
Por su parte, las gravas y gravillas se mezclan con arena y cemento para fabricar un preparado con una consistencia y capacidad de resistencia de la uniones superior como el hormigón.
La arena debe tener alto contenido en sílice que aporta resistencia y según procedencia tiene diferentes usos.
Existen otro tipo de áridos en la construcción como la arlita que confiere aislamiento térmico y aligera al hormigón para cubiertas.
Los áridos como la grava se encuentran en caleras, y yacimientos naturales, en escorias siderúrgicas y en rocas machacadas también son consideradas grava.
Al ser minerales los áridos no se contaminan y mantienen siempre sus características granulométricas.

Deja un comentario