Arquitectura en Francia en el SXVIII

Francia juega a partir de la segunda mitad del siglo XVIII un papel clave en el desarrollo arquitectónico. Para los expertos, continúa lo desarrollado en Italia. La intelectualidad en esta materia crece tanto que se dan las primeras reflexiones sobre la conservación del patrimonio, la fisonomía de la ciudad burguesa, el tipo de materiales a utilizar.
Francia fue de las primeras naciones que adquirió conciencia de que debía contar con un estilo arquitectónico nacional. Especialmente el estilo arquitectónico barroco fue promovido por los reyes en Francia.
El carácter clasicista y la homogeneidad del arte francés (que se plasmó tanto en la arquitectura como en la pintura) se alinean con la concepción francesa del poder hasta el siglo XVIII: el absolutismo monárquico.

Palacio de Versalles.

Palacio de Versalles.

En el año 1589, muere Enrique II; 1610, muere Enrique IV (Rey de Navarra, primer Borbón, relacionado con las Guerras de Religión) deja como heredero a un niño de 9 años, Luis XIIIà tutores: María de Medici, Richelieu, se empiezan a plantear el poder absoluto. 1643, muere Luis XIII y deja a Luis XIV como rey absoluto de Francia. 1666, se funda la Academia Francesa en Roma como una interconexión del arte francés e italiano. En 1771, se funda en Francia, la Academia de Arquitectura.
La Academia realiza debates sobre la superioridad de las artes, la belleza, sobre cómo se debe sentir la ciudad. Se plantea la posibilidad de diseñar una ciudad por un solo arquitecto. También se discute el desarrollo de plazas reales, fachadas continuas, un diseño homogéneo que se convierta en un escenario donde aparezca el rey. Normalmente en el centro de estas plazas han colocado un retrato ecuestre del rey con el fin de hacer permanente lo efímero de los desfiles reales.
El aspecto simple y homogéneo de las plazas reales se trasladará después a los bulevares. Esta estética servirá para defender diversas posturas políticas: absolutismo, república, Imperio.

Arquitectura religiosa del siglo XVIII:

Iglesia de la Sorbona. Se articula la fachada típica romana (Il Gesú) modificada (los alerones) para darle más verticalidad (gótico) y además, cúpula, torrecillas,… Reflexión acerca de lo que debe ser la arquitectura francesa. El resto del edificio consiste en ordenes clásicos, líneas de imposta poco marcada, paramentos lisos,… à contención.

Los Inválidos. Verticalidad acentuada, heterodoxia de la composición, importancia del dibujo.

En este momento Francia empieza a ser una potencia y a través de su arte construye una imagen imponente.

Iglesia de Val-de-Grâce. Mayor dinamismo en cúpula y fachada que lo anterior. El Baldaquino en el interior con grupo escultórico que representa el nacimiento de Jesús identificándolo con el nacimiento de Luis XIV.

En 1661 se incendia el Palacio del Louvre y este hecho se usó para pensar en cómo debe ser la residencia real en París. Dos posturas: interés por muchos teóricos en que el Louvre siga siendo el Palacio real por lo que se llamó a concurso. Otra tendencia era la que partía del propio rey con la idea de alejarse de Paris y centrarse en Versalles.
La propuesta de Bernini para el Louvre, se aprueba pero finalmente no se construye. Era un proyecto de carácter muy romano, por lo que no coincidía con el espíritu nacionalista que se quería imprimir en la arquitura francesa.

Fachadas amplias de la arquitectura francesa del siglo XVIII

Fachadas amplias y homogéneas de la arquitectura francesa del siglo XVIII

Finalmente el arquitecto Perrault, impuso su proyecto que fue aprobado por el propio Luis XIV. El diseño contaba con dinteles amplios, columnata gigante, pares de columnas, retranqueo de la fachada. Se hace gran hincapié en la imagen exterior de la construcción. Finalmente se descubrió que había fallas en el diseño interior por ejemplo que no entraba luz natural al interior. El edificio lo termina Napoleón y se apropia de este lenguaje arquitectónico.
Versalles es la solución elegida por Luis XIV que quiso controlar su poder desde lejos de París.  Versalles se convierte en tipología de palacio para todas las monarquías europeas de la época.
Este pensamiento se aplicó al arte en general. En escultura, conocimiento y reproducción de los modelos clásicos: perfección anatómica, dominio de los pliegues y paños mojados. La escultura barroca francesa es muy clásica.
En 1715, fallece Luis XIV y le sucede Luis XV. Se produce una relajación del control sobre la sociedad y el arte. Después de Luis XIV, surge el estilo rococó debido a esta relajación: estilo superfluo, banal, exageración, decadencia. Dentro del arte se imponen temas banales: payasos, bailarines, cortejo, coqueteo. Conviven el ambiente superficial y decadente con la racionalidad de la Ilustración.

Petit Trianon, Gabriel. Arquitecto contratado por Mme. Pompadour, cortesana favorita del rey, se codeaba con intelectuales. Considerado como precedente del movimiento moderno: prisma casi puro, volumen limpio, orden gigante que enmarca la entrada principal pero no hay ornamentación. Identificación con las formas de un pasado próspero (Luis XIV) durante el reinado de Luis XV. El mismo lenguaje arquitectónico del siglo XVII se toma en el XVIII. A mediados del siglo XVIII coinciden el ambiente superficial de la sociedad, con la racionalidad y el revival de Luis XIV con el academicismo. La convivencia de corrientes opuestas: marcará la historia del arte posterior.
Otra figura importante es Soufflot: el mejor arquitecto francés del siglo XVIII. Uno de los protegidos de Mme. Pompadour. Había viajado a Italia: ruinas de Paestum, había conocido a Piranesi. Soufflot elaboró nuevos discursos acerca del rumbo de la arquitectura francesa.

Iglesia de Santa Genoveva o Panteón de Hombres Ilustres. Responde a los esquemas de la arquitectura religiosa desde el Renacimiento. El remate recuerda al templete de San Pietro in Montorio de Bramante. Combina la tradición arquitectónica con una concepción muy moderna. Interior: intento de conjugar en un mismo edificio la esencia de la arquitectura francesa. Sus contemporáneos la definían como arquitectura gótico-griega: monumentalidad griega y perfección técnico-estructural gótica. Interés de la época por compararse con la arquitectura antigua: imaginación de los edificios en ruinas.