Palacio de Versalles

El complejo de Versalles, al sur de París, incluye el Gran Trianon (1687-88) el Pabellón francés, (1749), el pequeño Trianon (1762-8) y el Jardin del Petit Trianon (1775-85). También tiene cinco capillas. Los principales arquitectos de Versalles fueron Louis Le Vau (1612-70) Jules Hardouin Mansart (1646-1708) quien trabajó junto con el arquitecto del paisaje Andre le Notre (1613-1700) y el artista y diseñador Charles Le Brun (1619-90). Juntos transformaron la estética del barroco italiano en el gusto francés. En 1682, Luis XIV trasladó la corte y la nobleza fuera del bullicio de París hasta Versalles y el Palacio tuvo a 3000 residentes. Versalles fue la apoteosis de la arquitectura palaciega europea y el factor clave del renacimiento de las artes decorativas en Francia entre los siglos 17 y 18 especialmente en el diseño interior.

versalles2

Gran Trianon – Palacio de Versalles

Historia del Palacio de Versalles

En un principio, donde hoy se encuentra el magnífico Palacio de Versalles había un coto de caza de Luis XIII. Para transformarlo en residencia real, se secaron las ciénagas, y realizar numerosas obras que duraron más de 50 años. En el punto más álgido de actividad de construcción del Palacio de Versalles, trabajaron 15.000 hombres.

versalles-arquitec
Para comenzar el joven soberano quiere embellecer el palacio de Cartas, al que concurre para pasar cortos períodos. En el patio delantero el arquitecto Luis Le Vau construye las dependencias, caballerizas a la izquierda, cocinas a la derecha. El jardín yace según un diseño del arquitecto Le Nôtre. Las fachadas han sido ennoblecidas con balcones, esculturas y columnatas.

versalles-arquitectura2
La idea es rodear al parque, por dos alas laterales unidas por una enorme terraza. El parecido con las bielas barrocas italianas es manifiesto. Pero esta bella terraza no se adpata al clima del lugar y desaparece. En su lugar se creará la galería de los espejos. La arquitectura del Palacio de Versalles es barroca. La planta baja se concibe como un alto zócalo, cornisas con estatuas, tejados planos disimulados por una balustrada cubierta de trofeos y calderos.

versalles-arquitectura3
En 1682, el rey fija su residencia en Versalles y en sólo 10 años va a quintuplicar la superficie edificada. Dotará al Palacio de dos alas inmensas, destinadas, del lado del parque, al confort de la familia real y de lado de la ciudad para la comodidad de los cortesanos. El cuerpo central se reserva para los apartamentos reales.

versalles-arquitectura4
El apartamento del rey es el apartamento del sol, del joven rey que quiere deslumbrar. Destellos de oro, emblemas solares que se mezclan con las insignias reales dan la bienvenida al apartamento de Luis XIV. La riqueza de los mármoles, la fuerza de los colores, los ambientes amplios, iluminación solar. El arquitecto Sebastien Delagrange en cuanto a la decoración del Palacio de Versalles dijo: “Todas las artes trabajan para él”.

versalles-arquitectura5

En el salón de Diana, se encuentra un busto de Luis XIV realizado por Lorenzo Bernini. El rey aceptó posar para esta escultura de facciones resplandecientes a los 27 años.

A partir del salón de la Guerra, el decorado sube de tono. Figuras de Luis XIV aparecen aniquilando a las fuerzas enemigas. En 1698, en su apogeo, Francia vence a Holanda en una guerra. En este clima de exaltación, la victoria se exalta con espejos, bronces, dorados, mármoles, se cierene en más de 100 metros desde el salón de la guerra, hasta la galería de los espejos y más allá el salón de la paz, dan a la sección una nota apoteósica. En ocasiones ha sido escenario de bodas principescas o recepción de embajadores de países lejanos. En la bóveda, el arquitecto se ha reservado representar los grandes hitos del reinado. Muestra al rey, alejandose de los placeres y del juego enfrentándose a las potencias para ganar la corona de la inmortalidad.

Debe su creación al rey Luis XIV de Francia. Apartado de Paris, el gran rey de los borbones erige su residencia y casa de gobierno. La residencia real, el parque y los jardines se disponen siguiendo el recorrido del sol. La disposición tiene que ver con el orden, el rigor y el equilibrio. Más allá de la monumental explanada de la plaza de armas se abre la primera verja ante el patio delantero. Una segunda verja es la verdadera entrada al Palacio.

versalles-arquitectura
Los jardines de Versalles

André Le Notre, transforma la naturaleza y amplifica las proporciones. Las esculturas y las fuentes de agua evocan los placeres de la Corte. Uno de ellos, la caza mayor. Sumisas al sol y al viento las arriatas no están hechas para los paseos sin para poner en relieve las edificaciones.

jardines-versallesEn pendiente se encuentra La Oranjerie, diseñada por Jules Hardouin-Mansart en 1688 una colección de 180 árboles entre los que se encuentran naranjos de Portugal, de España, limoneros, laureles rosas, granados.
Al Oeste, hacia la izquierda, una docena de bosquecillos se disimulan en los macisos boscosos repartidos al norte y al sur de la gran perspectiva.
Una sala de baile al pie de un anfiteatro, espectáculo de agua, rocas y conchas. En este bosquecillo la corte danza.

anfiteatro-versallesParalelos a la gran perspectiva, los ejes secundarios se dedican a las estaciones cuyo curso regula el sol Apolo. Baco, el dios de las vendimias de Septiembre. Más allá, la fuente de Saturno, Dios del invierno, contempla las nubes, promesa de la primavera. Estas fuentes son de plomo dorado y pintado.
El peristilo de las columnatas: Este bosquete, lugar privilegiado de conciertos es todo arquitectura y escultura, mármoles y agua. En el centro ennoblece la estatua de El secuestro de Proserpina por Plutón, de Francois Girardon, el escultor favorito del monarca.
En el centro del conjunto, el estanque del carro de Apolo tirado por cuatro fogosos caballos, el joven dios surje del alba escoltado por cuatro tritones y cuatro monstruos marinos.

estanque-apolo-versalles
El mito del sol irradia todo el jardín, pero aparece más en el eje central: las cuatro estaciones, los cuatro continentes, los cuatro tempramentos del hombre.