Arquitectura rococó

Durante la última fase del barroco, el reinado de Luis XV de Francia fue testigo de una revuelta contra el estilo barroco anterior de la corte de Luis XIV, y el surgimiento de un estilo más decorativo, conocido como rococó. El término surge de una amalgama entre ‘rocalla’ que significa roca, y ‘coquillage’ (motivo ornamentla de una concha) reflejando la abundancia de formas fluidas curvas, la arquitectura rococó fue defendida por Nicolas Pineau, que se asoció Jules Hardouin-Mansart en el diseño de interiores para el Château de Marly.

chateau-de-marly

Reconstrucción del Château de Marly

A diferencia de otros grandes movimientos arquitectónicos, como el románico, el gótico o el barroco, el rococó estaba realmente preocupado por el diseño de interiores. Esto fue debido a que surgió y se mantuvo centrado en Francia, donde los clientes ricos estaban dispuestos a reconstruir casas y palacios a la usanza del Palacio de Versalles, prefiriendo en lugar de remodelar sus chateaux, remodelar su interior.
El estilo rococó era demasiado caprichoso y alegre para los exteriores de los edificios religiosos y civiles. Como resultado de ello, los arquitectos del rococó ,en efecto, diseñadores de interiores, se limitaron a la creación de salas con elaboradas decoraciones, cuyas yeserías, murales, tapices, muebles, espejos, porcelanas, sedas, chinesca y otros adornos presentan al visitante una experiencia estética completa – una obra de arte total (pero difícilmente de la arquitectura).
Para sus detractores, el rococó refleja la indolencia decadente y la degeneración de la corte real francesa y la alta sociedad. Tal vez por ello, a pesar de que se extendió desde Francia hasta Alemania, donde demostró ser más popular entre los católicos que los protestantes, el rococó no fue tan bien recibido en otros países europeos como Inglaterra, los Países Bajos, España e incluso Italia. El rococó fue arrastrado por la revolución francesa (al igual que todas las costumbres reales) y más adelante por el neoclasicismo que anunció un retorno a los valores y estilos clásicos, más acorde con la época de la Ilustración y la razón.
Para los seguidores del ancient regime, el rococó es sinónimo de delicadeza, alta cuna, elevada cultura, refinamiento y nociones de diseño que no muchos poseen; un estilo propio de una clase privilegiada.

Deja un comentario