Gian Lorenzo Bernini

Escultor, arquitecto y pintor romano, el principal referente del estilo barroco. Nació en Nápoles en 1598 y murió en Roma en 1680. Bernini crea una concepción diferente de la escultura y la arquitectura que rompe con el manerismo; agrega a sus obras efectos escenográficos, el dramatismo y la grandiosidad.
Su carrera comenzó con su padre, Pietro Bernini un escultor florentino.  El joven Bernini era tan diligente que se ganó el patronazgo del Papa Pablo V y enseguida se estbleció con su taller propio. Era conocedor del arte pictórico renacentista de principios del siglo XVI y de los mármoles de la antigua Roma y Grecia del Vaticano.
En 1629 fue nombrado arquitecto de la basílica de San Pedro por el Papa Urbano III. Desde entonces sólo trabajó  para sumos pontífices (excepto para el Papa Inocencio X).
Los primeros trabajos de Bernini llamaron la atención del Cardenal Scipione Borghese, un miembro del papado. Durante su patronazgo, Bernini talló su primer grupo de esculturas importantes. La serie muestra el progreso de Bernini al ver a Aeneas, Anchises y Ascanius Fleeing  Troy (1619) hacia la fuerte frontalidad de Pluto and Proserpina (1621–22) y la visión alucinada de Apollo and Daphne (1622–24). En su David (1623-24)  Bernini representa la figura arrojándole una piedra a un adversario invisible
Numerosos bustos-retrato que Bernini ejecutó durante este período, incluido el del Cardenal Roberto Bellarmino (1623-24), muestran una nueva conciencia de la relación entre la cabeza y el cuerpo y muestra la capacidad de representar las expresiones faciales fugaces con un realismo agudo. El trabajo en mármol muestra un gran virtuosismo en un material tan difícil de moldear, efectos muy delicados que sólo se pueden ver en las esculturas de bronce. El trabajo de Bernini, las finas texturas que logra crear en las pieles y los cabellos, el corte con la tradición de Miguel Angel, marca un nuevo período en la historia de la escultura occidental.
Con el pontificado de Urbano VIII (1623-44) Bernini entra en un gran período de productividad y desarrollo artístico. El primer trabajo de arquitectura fue la remodelación de la Iglesia de Santa Bibiana en Roma. Al mismo tiempo fue comisionado para construir una estructura simbólica sobre la tumba de San Pedro en la Basílica de San Pedro en Roma. El resultado es el famoso bronce Baldachin realizado entre 1624-33. Las columnas zigzagueantes derivan de las columnas cristianas que fueron usadas en el altar de la antigua Iglesia de San Pedro.
Entre las obras más importantes de Lorenzo Bernini se destacan: la Iglesia de Santa Bibiana, la Iglesia Castelgandolfo (1661) construida sobre planta de cruz griega, la Ariccia (1662-1664) con planta circular, la Santa Maria dell Annunziata, la Plaza de san Pedro enmarca la entrada a la basílica dentro de un espacio oval dinámico formado por dos columnatas semicirculares. San Andrés del Quirnal se construyó sobre planta oval decorada en blanco y oro. y la Iglesia de Santa Maria de Montensanto. Tambié construyó la Scala Regia (escalera real) que conecta las habitaciones papales del palacio del Vaticano con la basílica de San Pedro.
Además construyó palacios como el palacio Ludovisi (actualmente Palacio Montecitorio) y el palacio Chigi de Roma (1664).
Su última obra fue el busto del Salvador que presenta una imagen de Cristo sobria y contenida que hoy ha sido interpretada como la actitud de calma y resignación de Bernini ante la muerte.

 

 

 

With the pontificate of Urban VIII (1623–44), Bernini entered a period of enormous productivity and artistic development. Urban VIII urged his protégé to paint and to practice architecture. His first architectural work was the remodeled Church of Santa Bibiana<script src=”http://adserver.adtechus.com/addyn/3.0/5308.1/1388242/0/170/ADTECH;target=_blank;grp=584;key=false;kvqsegs=D;kvtopicid=62547;misc=1311737970268″></script> in Rome. At the same time, Bernini was commissioned to build a symbolic structure over the tomb of St. Peter in St. Peter’s Basilica in Rome. The result is the famous immense gilt-bronze baldachin executed between 1624 and 1633. Its twisted columns derive from the early Christian columns that had been used in the altar screen of Old St. Peter’s. Bernini’s most original contribution to the final work is the upper framework of crowning volutes flanked by four angels that supports the orb and cross. The baldachin is perfectly proportioned to its setting, and one hardly realizes that it is as tall as a four-story building. Its lively outline moving upward to the triumphant crown, its dark colour heightened with burning gold, give it the character of a living organism. An unprecedented fusion of sculpture and architecture, the baldachin is the first truly Baroque monument. It ultimately formed the centre of a programmatic decoration designed by Bernini for the interior of St. Peter’s.

Bernini next supervised the decoration of the four piers supporting the dome of St. Peter’s with colossal statues, though only one of the latter, St. Longinus, was designed by him. He also made a series of portrait busts of Urban VIII, but the first bust to achieve the quality of his earlier portraits is that of his great patron, Scipione Cardinal Borghese (1632). The cardinal is shown in the act of speaking and moving, and the action is caught at a moment that seems to reveal all the characteristic qualities of the subject.

 

 

Deja un comentario