Hotel Burj Al Arab o Torre de los Árabes

El Hotel Burj Al Arab, el primero 7 estrellas del mundo, fue encargado en 1994 por el príncipe de Dubai, el Sheik Mohammed Bin Rashid Al Maktoum a un grupo de jóvenes arquitectos ingleses liderados por Thomas Willis Wright de WS Atkins PLC. Querían un hotel distintivo de Emiratos Árabes. Cuando fue inaugurado en 1999 era el edifico más alto con 321 metros de altura. El diseño está inspirado en una vela henchida al viento, asi como numerosas embarcaciones que confluyeron en Dubai, desde su establecimiento como puerto en el Golfo Pérsico.
El Hotel Burj Al Arab tiene 28 plantas en las que se reparten un total de 202 suites, divididas en suites de lujo, panorámicas, suites club y suites royal. Dispone de un amplio y espacioso hall de entrada con gigantescos acuarios, fuentes, varios ascensores
El edificio se organiza en dos brazos en forma de V en torno a un atrio. Del vértice de la V nacen dos arcos escultóricos de acero que, separándose de la estructura principal, le dan al Burj Al Arab su forma característica. Fue construido para parecerse a la vela de un dhow, un tipo de navío árabe. El arquitecto consultor del proyecto fue Atkins, el consultor multidisciplinario más grande del Reino Unido. El hotel fue construido por el contratista de construcción sudafricano Murray y Roberts, y el costo total de construcción fue de 650 millones de dólares.
La fachada está recubierta por dos capas de lona, otra referencia náutica a los veleros de los emiratos, y que están separadas 60 cm entre sí para contener el excesivo calor y radiación solar hacia el interior del atrio.
El edificio está coronado por un cono invertido suspendido que, cuando no funciona como helipuerto, es una impresionante cancha de tenis.

El edificio contiene más de 70,000 metros cúbicos de hormigón y 9,000 toneladas de acero. Posee el atrio interior más alto en el mundo con 180 metros (590 pies) de altura. Durante la fase de construcción, para bajar la temperatura interior, el edificio fue refrescado por incrementos de medio grado por el período de tres a seis meses. Esto debía prevenir cantidades grandes condensación o de hecho aún una nube de lluvias se podía formar en el hotel durante el período de construcción.


Esta es la estructura mundial más alta con una fachada de membrana y el hotel a nivel mundial más alto (no incluyendo edificios de uso mixto) y fue el primer hotel de 5 estrellas en sobrepasar los 1,000 pies (305 m) de altura. El diseño de edificio presenta un exoesqueleto de acero que abriga una torre de hormigón armado. El espacio entre las alas esta encerrado por una vela de fibra de vidrio cubierta de Teflón, que se curva a través del frente del edificio y crea un atrio interior.

La vela esta hecha de un material llamado Dyneon, atravesando más de 161,000 pies cuadrados (15,000 m ²), consiste de dos capas, y esta dividida en doce paneles e instalada verticalmente. La tela esta cubierta de Teflón DuPont para protegerlo del calor áspero del desierto, el viento, y polvo; por lo que el fabricante estima que esta se mantendrá firme hasta 50 años.

Durante el día, la tela blanca permite a una luz suave, dentro del hotel, mientras que un frente claro de cristal produce cantidades de destellos y una temperatura constantemente creciente. De noche, tanto dentro como fuera, la tela es alumbrada por luces que cambian de colores.

Isla artificial

Para dar la sensación que el edificio se erige en medio del mar, se construyó una isla artificial  a 280 metros de la playa Jumeirah. Se hicieron unos bloques perforados de concreto montados sobre una cama de roca, diseñados para reducir el impacto de las olas, actuando como una esponja artificial gigante. Los constructores incorporaron 230 pilotes de 40 metros de largo en la arena.  Los ingenieros crearon una capa superficial de rocas grandes, que es rodeada con un modelo de panales , que sirve para proteger el basamento de la erosión. Tardaron 3 años en hacer el basamento de la isla y otros tres año el edificio.

Decoración

La decoración interior del edificio estuvo a cargo de la diseñadora china Khuan Chew. Con su equipo utilizaron grandes cantidades de mármol, terciopelo y hojillas de oro para adornar el edificio. Seis meses antes de su inauguración, el Jeque visitó el hotel para dar su opinión. La majestuosidad de las suites cumplió sus espectativas de demostrar lujo y grandeza, pero al ver el atrio pintado completamente de blanco, lo reprobó. La decoradora tuvo que rediseñar la apariencia del vestíbulo, añadiendo brillantes colores en el techo, un espectáculo de luces de colores, fuentes de aguas danzantes y acuarios gigantes.

Deja un comentario