La arquitectura romana y sus influencias

Los romanos a partir de sus conquistas tuvieron contacto con la  cultura griega. Se dice que los romanos copiaron todo lo que consideraban útil de las culturas que colonizaban y lo adpataban a sus necesidades mejorando su uso. Los romanos se nutrieron  de la cultura etrusca (anteriores pobladores de la península itálica) y en segundo lugar heredaron la ciencia y el arte de los griegos tras la conquista de sus territorios.
Los romanos tuvieron contacto y copiaron mucho de dos culturas arquitectónicas: la etrusca y la etapa helenística del arte griego.
De los etruscos permaneció la preocupación por las infraestructuras, el recubrimiento de los muros y el uso de elementos arqueados.
De la cultura helenística, la herencia más importante sería la continuación en el uso de las formas clásicas en general. De ellos heredaron el concepto de orden y modulación.
Los sistemas constructivos empleados por los romanos fueron radicalmente distintos de los griegos, y la columna perdió su carácter estructural pasando a ser un elemento  puuramente ornamental superpuesto a una estructura a base de muros continuos.
La arquitectura etrusca influyó notablemente en la arquitectura romana en la forma de concebir las ciudades, la disposición y forma de los templos, sistema de seneamiento, el uso del arco y la bóveda  y la construcción de mausoleos.
Por ejemplo, las termas romanas son una adaptación de los gimnasios griegos y los baños etruscos.  Además inventaron un nuevo sistema de calefacción en Campania, el hypocaustum, consistente en un doble suelo por el que discurría aire caliente, procedente de la caldera.
Los etruscos fueron los que desecaron las zonas pantanosas entre las colinas fundacionales de Roma a través del primer sistema de alcantarillado, que culminó en la Cloaca Máxima.
También dejaron su impronta en otros edificios como el tipo de casa romana con atrio sin columnas y con hortus, habitual hasta el final de la etapa republicana ; la estructura y el orden de los campamentos militares, que después se empleó como modelo urbanístico para las ciudades de nueva creación.

Deja un comentario