Los acueductos y los puentes romanos

Los acueductos y los puentes que alzaron los emperadores romanos, aunque de finalidad puramente utilitaria, subyugan en muchos casos por su sobriedad y por sus acertadas proporciones. Entre los mejores ejemplares de los primeros, se cuenta el llamado Pont du Gard en Nimes, Francia, y entre los puentes propiamente dichos son bien característicos el Sublicius y el Mulvius, en Roma, así como el Puente de Augusto, en Rímini (del año 14 de nuestra Era) que es una de als estructuras más bellas y mejor conservadas de Italia con su hilera de cinco arcos sobre el río Marecchia.

 

Deja un comentario