Los acueductos y los puentes romanos

Los acueductos y los puentes que alzaron los emperadores romanos, aunque de finalidad puramente utilitaria, subyugan en muchos casos por su sobriedad y por sus acertadas proporciones. Entre los mejores ejemplares de los primeros, se cuenta el llamado Pont du Gard en Nimes, Francia, y entre los puentes propiamente dichos son bien característicos el Sublicius y el Mulvius, en Roma, así como el Puente de Augusto, en Rímini (del año 14 de nuestra Era) que es una de als estructuras más bellas y mejor conservadas de Italia con su hilera de cinco arcos sobre el río Marecchia.
El acueducto es una construcción subterránea o elevada, destinada a la conducción de agua. Los acuerductos romanos fueron verdaderos monumentos que armonizan con el paisaje. En España se conservan en buen estado, el famoso acueducto de Segovia (813 m de largo y 28,5 m de altura) y el acueducto de Tarragona (212 m de largo y 2 de altura) construídos durante el reinado de Trajano.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Detectado un bloqueador de publicidad

Ofrecemos contenido gratuito gracias la publicidad. Por favor para continuar, desbloquea el ad blocker.

Refresh