Casa Milá o La Pedrera

En el Paseo de Gracia en el número 92, se emplaza la Casa Milá o “La Pedrera” (por su aspecto de cantera ondulante) encargo de la familia Milá al arquitecto Antoni Gaudí, tras hacerse célebre la Casa Batlló. La protagonista de esta creación es, sin duda, la fachada; de efecto plástico, debido al juego de convexidades y concavidades con que se exhibe, como si de olas de mar se tratase. Los balcones, en hierro forjado, imitan formas vegetales.

La Pedrera rompe rotundamente aquellas normas, por las que se conocía a Gaudí hasta ese entonces. ¿Cuánto tiene de obra religiosa, esta casa comenzada en 1906? El proyecto inicial preveía la edificación de toda la isla de casas y no sólo del fragmento que se realizó. El conjunto debía ser un pedestal gigantesco para la figura de la Virgen con que Gaudí pensó presidir el gran bloque. L ariqueza y la variedad e recursos desplegados en la obra hacen imposible el comentario. La obra, pese a las grandes innovaciones revolucionarias que introducía fue duramente atacada por la intelectualidad del momento, que consideró demasiado osado lo que hoy se considera la expresión máxima del modernismo catalán.

 

Deja un comentario